Sanar

Imagen

(Extractos de mi libro Sanar, que acabo de terminar de escribir) Sanar es escuchar tu corazón que guarda el mapa del tesoro y la ruta de tu destino. El corazón habla en señales que llamamos intuición. Sanar es darse el permiso a estar bien, dejando atrás la culpa y las suposiciones, permitiéndote con toda propiedad a hacer el intento, incluso cometiendo errores. No sabemos ser felices si no es en el intento. En cada error hay un paso y una lección. Sanar es entender que no hay caminos correctos o incorrectos, sino saber que hay decisiones con corazón lleno de honestidad con uno mismo. El alma es individual en cada ser y busca que goces tus decisiones. El origen de una enfermedad es cuando por alguna razón no tomamos una decisión. Las decisiones que nos dan paz y tranquilidad son las decisiones que permiten Sanar. A veces, estas decisiones, no necesariamente les gustará al resto. ¿Y si te das el permiso a estar en paz?. La paz es un pacto que uno hace consigo mismo. Sanar es permitirse estar bien.
Sanar no es un método, sanar es un punto de vista desde donde se ve el sentido de lo humano, más allá de una máquina perfecta, sanar es tocar una dimensión organizada por el espíritu llamado cuerpo, mediante tecnologías que tienen sentido simbólico, y hacen puente entre la materia que cobija el sentido de la conciencia y la energía que atesora la valiosa información que nos hace infinitos. Lo que se enferma es la energía que no reconoce la ruta que lleva la información de la coherencia entre alma, energía y materia.
Sanar en la enfermedad es aprender un lenguaje que nos está hablando y tenemos que descifrar. Callar el síntoma es matar el lenguaje. Escuchar el contexto y la historia como si fueran únicos es leer las causas. Sanar es permitirse ayudar a modificar el comportamiento de la voluntad, el amor y las correctas relaciones que ofrecen paz interior.
Sanar es el acto de acompañar: “yo te acompaño”. No hay verdades ni caminos correctos e incorrectos. El Buscador de Paz va recorriendo el camino acompañado del Sanador sin sentir que le imponen “una verdad”, sino con el espíritu de Aprendiz, descubriendo en compañía lo que le hace bien.
Sanar es el acto de repasar el contenido y la creencia de lo que aprendimos en cada evento o suceso, en cada trastorno o enfermedad. Sanar es tener ganas de resignificar y voltear la mirada hacia nuevos caminos, sin importar los destinos.
Sanar es tomar la angustia del Buscador de Paz y volver a describir con palabras, gestos, signos y herramientas terapéuticas el diccionario profundo y amoroso de quién eres tu.
Sanar es enseñar a tomar contacto contigo mismo. Rompes la cadena del cansancio y la falta de sentido que agotan la voluntad y la amorosidad del rol que tu existencia tiene para ti y todos los que decidan rodearte.
Sanar es entender que el sufrimiento es una puerta importante. El Sanador aprende a leer el sufrimiento de su propia experiencia y acompaña desde ahí el camino que se abre para el Buscador de Paz. Sanar es atreverse a revisar la vida desde la superación del Sanador, como si la historia fuera una suma de mensajes que se descifran llenos de sentido de compasión por ti mismos. Te puedo ayudar. Contactos a farayaurquiza@gmail.com

Un comentario en “Sanar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s