[Español] Semana del 1 al 7 de Noviembre

Semana para actuar con prisa ante la conciencia de que se acaba el año. Esta semana despertamos o resucitamos después de la simbólica fecha del primero de noviembre, donde toda la energía se concentra en decidir. Significa terminar algunos vicios y comenzar algunas ambiciones. No son tiempos donde la sincronización en avanzar esté coordinada entre todos los involucrados, más bien son tiempos donde cada uno está buscando su interés, creando discusiones sobre qué nos pertenece y qué no nos pertenece. Semana para ver el aumento de tensiones económicas y políticas. Son tiempos donde la importancia de las instituciones muestra su más profunda desvalorización, donde posiblemente haya poco interés por la confianza de las organizaciones, haciendo suelos líderes de los gobiernos, de las empresas y las organizaciones sociales, muestren su más profunda desconexión con la realidad. La actitud que nace de esta evidencia es la ignorancia, donde cada uno simplemente vive para sus propios intereses al ver que las organizaciones no cumplen su mandato de cuidado y orientación al bien común. Semana para ser muy flexibles ante las ofertas y oportunidades que tímidamente se presentan. En el caos nadie gana, pero teniendo paciencia en el desorden, guardando energía para ese gran momento, y sabiendo cuidar las palabras, posiblemente tengamos esa actitud de valor y la suerte esté de nuestro lado. Pierde quien se enamora del pasado, quien insiste en lo repetido, quien evita experimentar nuevos caminos.

En el plano material y del dinero

Semana para notar que lo que tenemos a nuestro favor no se refleja en lo guardado en nuestros ahorros. Hemos perdido las cuentas del dinero, y tenemos días donde los números no coinciden. Semana de postergación de pagos y donde tememos haber perdido demasiado. El dinero es una energía y no un medio de pago. Representa artificialmente el valor de nuestros esfuerzos y es una semana de sensaciones confusas al saber que nos hemos esforzado mucho para tan poco resultado. Semana de supuestos catastróficos que nos confunden en la sobrereacción desproporcionada de desesperos innecesarios. Despertamos a las ideas y al creatividad, y la actitud correcta de buscar nuevas ganancias es más provechosa que lamentar y tener rabia ante la pérdida de tiempo y energía. Más que calma, la recomendación es acción con conciencia, esto significa, hacer la fuerza donde sabemos que hay resultados y no continuar exigiendo donde ya sabemos que nada resulta.

En el plano sentimental

Semana para sentir al amor de la amistad, de la pareja, de la familia como una terapia de cariño y confianza. Semana para sentir protección y comprensión en la otra persona, permitiendo el abrazo sin condiciones ni juicios de valor. Esto no significa el perdón a quien ha hacho algo perjudicial, sino que al margen de las diferencias, el cariño y el amor están como pilar de todas las discusiones no terminadas. Semana para que la salud mejore con cariño y ternura. La magia de una palabra permite curar desde el confiar en quien nos dice palabras de aliento. El amor desesperado lleno de hacer y hacer por el otro no tiene sentido, porque no esperan de nosotros nuestros resultados, sino nuestras bellas palabras y nuestras caricias llenas de honestidad. El sentir es más poderoso que el hacer.

En el plano espiritual

Semana para que las enfermedades y accidentes, como también el estar afectado y debilitado, nos llenen de pausa y comprensión para tener tiempo de reorganizar y reorganizarnos. Tendremos que confiar en los demás, o quien esté afectado, tendrá que aceptar en humildad el entregarse a quien tiene más fuerza, de la misma manera como confiamos en la Fe de lo divino que permite y enseña. La bondad de confiar a ciegas es el acto de pureza más grande que existe, porque nos devuelve al sentido más profundo de la humanidad al aceptar que no tenemos el poder y que sólo tenemos la bondad de ofrecernos a las circunstancias. No es renunciar ni perder, sino saber que no siempre ganaremos, los asuntos serán en favor de nuestras conveniencias. La humildad nos ofrece esa belleza de comenzar desde un lugar muy pequeño, como la semilla de pimienta, que con el tiempo y la madurez consiguen ser la grandeza. La Fe no sólo mueve montañas, sino que hace crecer el inmenso jardín que vive en nuestro corazón, donde los que nos rodean, los amigos, la familia, sabrá poner la justa cantidad de agua y abono. Agradeceremos aquello que fomenta nuestro bienestar, aceptando que en las dificultades hay espacio y tiempo para abrazar y entregarse al sentir de los demás. No son tiempos de derrotas, sino de aceptar las verdaderas formas del nuevo orden del tiempo.

fernandoconfianza-1

Donaciones

Las donaciones las agradezco profundamente porque permiten continuar con esta labor.

5,00 US$