[Español] Semana del 2 al 8 de Agosto

A sacudirse la cara en agua fría. A estirar las piernas. A poner en la práctica lo que tenemos en el plano de las ideas. Posiblemente no estemos preparados totalmente, no tengamos todos los elementos, no estemos a punto ni tengamos los recursos suficientes. Bueno, llega el momento de ponerse en acción con lo que hay a nuestro alrededor. Si seguimos esperando, dejaremos pasar este grandioso momento de presentarnos a nosotros mismos lo que somos y en lo que nos hemos transformado. La semana comienza con un cambio radical en la energía, y posiblemente, lo que tenga que caer, caerá, sin sentir el menor sentido de culpa, porque somos totalmente inocentes en lo que decide el gran universo. Lo que no se decidió a tiempo, se desvanece necesariamente, dando paso a lo que realmente tiene potencial y ganas de crecer. Es un grito de ánimo y de alerta que viene del cielo a este precioso tiempo de ponerse en acción. Seremos muy abundantes si ponemos en la tierra lo que está en el cielo, si materializamos lo que las ideas traman desde hace un tiempo. Ahora, junto a la abundancia que nace de las cenizas, hace que las piedras del destrozo dejen ver el oro que no teníamos contemplado. Posiblemente no llegue el dinero en forma de monedas, pero llega aquello que será de gran valor para los pasos siguientes. Pero eso sí, son tiempos donde caminamos amenazados, porque tendremos que alentar a los demás, a los diferentes, a los contrarios, colaborando, aportando, sumando voluntad, porque nuestra abundancia depende de los demás, de las ganas de otros que se animen con lo nuestro. Porque todos estamos en la obligación de ser parte de esas alianzas sin diferencias para crear desde el “yo presente”, ese “nosotros” tan necesario en forma de unidad.

En el plano material y del dinero

Semana para que la idea se presente en sociedad. E ir más allá, porque no es sólo decirlo al viento, sino concretarlo. Llega el momento de materializar con grandeza, con fuerza, con destreza. Cuidado con dejar todo a medias, porque el universo nos responde de la misma manera. Nosotros damos el total de nuestras ganas y el universo da la misma proporción. Confiemos en lo que nos emociona y nos inspira, porque son señales de que vamos en lo cierto, sin dudas. La intuición necesita de ganas para moverse, no basta la buena intención ni la idea dejada de lado. Nada es perfecto si no se le suma el ánimo como gran capital. Semana de dar inicio a aquello que trae lo suficiente y más para sentirnos orgullosos en poco tiempo. Semana de permitir unirse con otros y hacer de la grandeza concreta la abundancia. Semana de jugar ese número de la suerte, ese capricho y esa proeza que posiblemente llame a nuestros aliados a hacer del plan un gran futuro.

En el plano sentimental

Semana para recomponer los sentimientos y darle ganas de poner en simple lo que amamos y sentimos. Menos explicaciones, menos recuerdos desagradables, menos lamentos, menos de lo extra para concentrarse en las prioridades del corazón. El amor sólo necesita manifestar ganas de amar y sentir amor ¿Por qué exigimos tanto a algo tan simple? Posiblemente porque estamos acostumbrados a los sentimientos como negocios, donde creemos que si exigimos mucho ganamos mucho. El amor no se transa, el amor se da y se recibe. Negamos el amor con requisitos y complicaciones porque queremos que hagan proezas por nosotros como demostración de amor. Es más simple, y la simpleza regala aquello que tanto hemos demorado en recibir. Semana de ánimos para que llegue al corazón lo más simple y puro que podemos dar y recibir.

En el plano espiritual

Semana para agradecer profundamente y entender que la divinidad nos pone oportunidades para que las tomemos, como también nos quita lo que después agradeceremos el que nos haya salvado de cosas que habríamos lamentado. El universo nos conduce por tiempos de caos interior y exterior, sólo porque busca el acomodo de nuevas ideas y maneras en tiempos de transformación radical. Lo divino no es cruel ni tormentoso. Lo lamentable lo vivimos nosotros interiormente porque sentimos que afecta nuestras conveniencias. Son tiempos donde nada asegura que tendremos lo que nos parece propio. Porque lo único propio es entender que tenemos todo para hacer grande lo que sentimos como honesto, humano y que da bienestar a todos. Semana para agradecer cada gesto y señal de que todo va conduciéndose. Pero la clave espiritual tiene que ver con el sentir de todos. Si vamos a pedir alguna cosa en estos días para que los ángeles sepan orientarnos, hagámoslo agradeciendo la oportunidad de poder pedir. Es un don tan sagrado y puro el poder manifestar nuestros anhelos, que posiblemente en ese “gracias” tan profundo, entendamos que el anhelo es un respirar y no un querer conveniente. Lo divino nos da lo que es para todos. Agradezcamos, sólo agradezcamos el ser bendecidos con estos tiempos de tanto para tantos.

fernandoconfianza-1

Donación

Agradezco la donación que generosamente puedas realizar para la continuidad de esta labor.

5,00 $