[Español] Semana del 28 de Junio al 4 de Julio

¿Cómo nos preparamos para tanta cosa? Nos preparamos para decidir cosas fundamentales y profundas, grandes y radicales. No significa que tengamos que actuar de inmediato, pero decidir es poner el pie en un lugar determinado, y sacarlo del anterior. Decidir es una declaración profunda hacia nosotros, que determina y condiciona una serie de pequeñas consecuencias. Es una semana de reflexión, de poner atención a lo que vemos y leemos, de observar cómo resaltan las transformaciones en el carácter, el ego, la furia de quienes se niegan a entender el inicio de nuevos tiempos, aquella era de Acuario que tanto rezamos para que llegara, y que llega con cambios evidentes. Semana para ir entendiendo y aceptando la transformación religiosa, la organización de nuevas élites, nuevas expresiones de amor y compromisos, el valor por sobre el dinero, el cambio de la actitud laboral, la rabia como expresión de frustración, la migración como reorganización mundial y local, la preocupación por la alimentación como método de prevención y salud, el minimalismo que pondrá en problemas al comercio, y sobretodo, los movimientos de amistad, donde algunos se alejarán con excusas extrañas y otros llegarán con bienvenidas y frescuras para el espíritu. Sin ser Julio un mes de cambios radicales, se notan de sobremanera los cambios ya vividos por la humanidad, tanto en lo general como en nuestras comunidades. Es una semana para poner atención y soñar dónde queremos estar en medio de todos estos cambios, porque no hacerlo, es ser arrastrado por un torrente que terminará donde no queremos. Soñar es crear la fuerza, la intención, la visualización de nuestra manifestación en la tierra, porque es una semana donde vamos entendiendo que nuestra palabra tiene fuerza para crear, y si sólo creamos rabias, odio, separación y distancia, sólo creamos nuestra propia soledad y abandono. Busquemos palabras que unan, que no impongan, que no den instrucciones. Hablemos desde la colaboración y no desde el rencor o la superioridad por sobre lo inferior. Son tiempos donde mejor aceptar que negar. Ya vamos viendo con una intuición poderosa la verdadera intención de los poderes que se quedan solos sin gobernados. Es el inicio de la caída de viejas jefaturas que actuaron sin empatía. En los próximos tres meses hay cambios en las direcciones de las empresas y organizaciones, por quienes tienen utopías e inspiraciones para continuar. Julio es un tiempo donde se acabó la inocencia, ahora a ver con los ojos, a sentir con el corazón.

En el plano material y del dinero

Semana para preguntarse si hay alegría en nuestras actividades y objetos que nos rodean. Semana para iniciar planes de cambios y transformaciones para organizarnos en función del bienestar personal que traerá abundancia desde la sensación de agrado de todos los que participan y colaboran. El dinero comienza a llegar a la gente que sonríe, a las personas que van construyendo agrado en sus haberes. Algunos dirán que son tiempos raros, pero esta semana confirmamos que el dinero sólo llega a los alegres, a los que colaboran desinteresadamente, y a veces con gran vocación de colaborar. El dinero cada vez es una energía y menos un papel impreso. Sólo llega a quien actúa desde su propia serenidad y plenitud.

En el plano sentimental

Semana para contemplar la profunda falta de compromiso. Este detalle sentimental no necesariamente es perjudicial, sino que son tiempos donde no podemos comprometernos en lo que no creemos profundamente. Son tiempos de honestidades, donde el valor de la transparencia, la confesión íntima de nuestro sentir, trae más lealtad que compromiso. Se va transformando la vida amorosa en lealtades profundas, en entregas honestas y en manifestaciones sinceras. Nada exagerado, nada frío ni temeroso, porque el amor en todas sus expresiones es una decisión, y decidir sentir, amar y dar y recibir, es un acto puro que vamos entendiendo por estos días.

En el plano espiritual

Semana para entender que estamos por sobre las organizaciones, y mas bien, ante la confusión espiritual del momento, vamos construyendo nuestras propias utopías. Nos vamos alejando de viejas creencias por unas más propias y frescas. Nos vamos alejando de quienes muestran diferencias valóricas y de bondad, para acercarnos a quienes hablan como nos hablamos a nosotros mismos. Por un lado, sentimos que nos quedamos solos, y por el otro, que nos rodeamos de los pocos que vibran con nuestros sueños. Espiritualmente, son tiempos de comunidad, de sorprendernos que estamos unidos con quienes vibran con nuestras esperanzas, con nuestros sueños, con los sueños que construimos entre todos. Así, la vida real, dura y confusa, va quedando en el segundo plano porque comprendemos que mejor no darle tanta importancia. Somos espíritus y almas dentro de lo real, y lo real no es nuestro jefe ni impone creencias. Las creencias que nos dan serenidad están dentro de nosotros, y esta vez, seremos selectivos, porque no estamos para perturbarnos, eso sí, aceptando y abrazando a quien no siente ni piensa como nosotros, porque al final, nadie ganará. Sólo en la diversidad se construyen universos, y en este momento, desde el caos, es la mejor forma de tomar conciencia que está naciendo uno nuevo.

fernandoconfianza-1

Donaciones

Tu donación permite continuar con esta labor, y te lo agradezco.

5,00 $