[Español] Semana del 19 al 25 de Abril

Semana para cuidar la energía. Esto no significa no gastarla, sino entender que malgastarla trae cansancio, dudas y frustraciones que ni el descanso recupera. Por el contrario, es el momento de invertir la energía en la profundización de los cinco proyectos importantes que estamos abordando, comenzando por los personales, aquellos que obliga abandonar las expectativas y promesas que hicimos en el pasado, o los que tenemos que recuperar lo que teníamos anteriormente. Luego, por los proyectos que se están transformando o los que transforman nuestra vida en relación a la manera de obtener ingresos y los que nos condicionan la manera cómo vivimos. Todos estamos en cambios profundos que se materializan a la fuerza o con agrado en los próximos meses, guste o no guste. Son tiempos tan nuevos que lo conocido se ordena en lo desconocido, y principalmente, nuestras relaciones personales, laborales y emocionales, que pasan por la necesidad de parar la mente, parar las razones, parar las creencias de “lo que tiene que ser”, para estar en la observación de que, siendo flexibles, aceptando nuevas formas, y no exigiendo o convenciendo al otro de nuestras creencias, hará que vivamos un tiempo bastante agradable. Semana para darnos cuenta que si insistimos en que todo suceda como queremos, se presenta una semana muy difícil, de discusiones, de desacuerdos y de tensiones muy marcadas. Le damos demasiada importancia a lo importante porque estamos asustados, estamos confundidos o derrotados, porque lo que nuestras expectativas quieren se alejan de cómo se ordena el presente.

En el plano material y el dinero

Semana para aprender que entramos en unas semanas -posiblemente hasta junio-, donde nadie convencerá al otro de las razones que tenemos para darle. Semana de desobediencias, de desafíos, de enojos, de gritos donde los frustrados muestran lo más ridículo de ellos cuando se trata de creencias. Semana para comprender que perdimos, y derrotados vamos hacia lo que es, lo que tendremos que hacernos responsables y lo que tendremos que auto explicarnos el por qué sí y por qué no. Semana donde lo seguro es lo que alegra, se celebra, lo que ofrece descanso, relajo y flexibilidad. Atraemos el dinero si aceptamos lo que no hemos probado, por loco o disparatado que parezca. Lo conocido sólo atrae lo conocido. Incluso, el riesgo apasionado tiene frutos sorprendentes para darnos. Semana donde aprendemos que hemos avanzado y que es momento de tener un plan, no como línea estricta, sino como referencia para en su momento, permitir que lo nuevo, lo sorpresivo y lo distinto ocupe lugar en lo que planeamos.

En el plano sentimental

Semana para estar algo sensibles, pero entendiendo que lo que sentimos es de verdad. Algunas personas por estos días están en el desánimo e impulsivamente prefieren acabar toda relación, todo contacto y todo sentimiento. Tendremos que entender que es la forma de cómo la inmadurez exige crecer. Entramos a tiempos donde sentimos con responsabilidad, comenzando por nosotros, aceptando que somos parte del deterioro, del error y del egoísmo. Con esto, pasamos a una etapa donde todo se vuelve liviano y sincero. Eso es lo positivo de esta semana, donde gana la sinceridad, la verdad, la emoción vulnerable que toma fortaleza. A veces tenemos que perder para ganar.

En el plano espiritual

Semana para que la oración y la devoción en nuestros altares se vuelva nuestra luz y esperanza. No es una semana triste, es una semana de confirmaciones que la Fe que tenemos es el vehículo que nos acerca a lo que nos da serenidad y madurez. Aparece la risa y la espontaneidad llena de cosas que podrían entusiasmarnos en la vida. Permitir dejar de ser tan responsables, tan serios, tan importantes es la clave de la semana para que nuestros mundos interiores tenga oportunidad de florecer. Posiblemente tendremos que pedir perdón. Posiblemente tendremos que perdonar. El perdón no contiene olvido, sino aceptación sin derecho a reclamo. Y sólo podría explicar nuestra nueva forma de ser. No todos merecen aceptar sus comportamientos e intenciones, por lo que no estamos obligados a aceptar a todos en nuestro entorno. A veces la mejor forma de perdonar es alejarse, ignorar y soltar toda influencia, para que cada quien encuentre nuevos mundo, nuevos horizontes de vida y nuevas amistades que den aquello que nosotros dejaremos de dar. Ni tan condescendientes ni tan rencorosos. Sólo la distancia regula el perdón.

fernandoconfianza-1

Donaciones

Agradezco tu donación. Esa generosidad permite continuar con esta labor. Gracias.

5,00 $