[Español] Semana del 1 al 7 de Marzo

Se viene marzo con una energía diferente. Sentimos que el tiempo acomoda las cosas para nuestros asuntos, y si bien la reflexión que venimos haciendo trae descubrimientos y detalles que hacen sentir la madurez, hay asuntos que necesitan de nuestra importancia. Como se encuentre el estado de nuestras ideas, es momento de activar, de iniciar, de hacer el estreno de nuestras virtudes y talentos, de nuestros nuevos proyectos, de nuestras habilidades con gran tenacidad. Constancia y dedicación, pero sobretodo vehemencia y concentración a lo que venimos a hacer por estos tiempos. Significa también, un período para destruir emprendimientos que no dieron frutos, y sentir que nos destruyen las ilusiones de quienes también sienten que ha llegado el día en que acabe lo que no floreció. Pero esto no es una mala noticia, sino una liberación para llenarnos de esa confianza con algo de picardía para dar inicio a lo que nos llena de ilusión y ambición. Necesitamos imaginarnos cómo seremos al final de un camino. No se puede iniciar un proceso de transformación con la claridad de tener que cambiar si no hay un sueño bien delimitado, porque nadie salta al vacío, sino que saltamos al reconocimiento de nuestros sueños en la realidad. Si no lo hemos soñado, no lo sabremos reconocer. Si no hemos soñado en plenitud, en serenidad interior, en satisfacción, en logro, en realización, nunca podremos determinar que estamos cerca o lejos de lo que aspiramos. Primero se sueña, luego se celebra cada paso. Y es una semana para celebrar el inicio de algo grande que nos iniciamos con voluntad y tenacidad.

En el plano material y económico

Semana para comenzar con algunas noticias que dan tormento, porque significa el final de una parte de nuestra estabilidad. Nos sentimos obligados de hacer un rápido balance de qué tenemos y no tenemos a nuestro alrededor. Y sin arrepentirnos, tendremos que construir un plan con lo que hay a disposición. El dinero no pasa por crisis, sino la manera de cómo lo ganamos. Y necesitaremos rápidamente adaptar nuestro presente. Posiblemente tomemos conciencia que hemos flotado por los días anteriores sin amarrar lo conveniente. Intentemos no castigarnos, más bien activarnos, ahora sí, con mucha fuerza en lo que nos motiva y nos da incentivo, soñando en grande, con abundancia para que nunca falte, y tal vez nunca sobre.

En el plano emocional y sentimental

Semana para hacer y recibir las preguntas claves en una relación. Apresurado o no, las preguntas nos obligan a compromisos que tocan nuestros fundamentos. Posiblemente arriesguemos positivamente si queremos de verdad sentir y dar sentimientos. Ya no hay emociones sentimentales sin dar un sentimiento a cambio. Y parecerá demasiado, pero es el precio que tenemos que aceptar o no para decidir sumarnos a algo o a alguien en la vida de la admiración y la pasión. Posiblemente, sea una semana para hablar de pareja, y no de familia, porque la familia está allí en sus múltiples versiones. Pero hemos olvidado la pareja, que vuelve a brillar o a definir su presente y futuro. Tal vez determinantes conversaciones del todo o nada. Recordamos que no se puede dar lo que no se tiene, y por ello, comenzamos por calmar nuestra propia relación con nosotros que, por estos días, estamos desordenados. Ordenar la casa, la caja de nuestros asuntos, es el comienzo para poder ordenar nuestro corazón. Y para amar y ser amados, haremos espacio donde en el pasado estuvo ocupado por una energía que hoy ya no está. Decide, nada a medias. Decide en tiempos de todo o nada.

En el plano espiritual

Semana para cuidarnos de los que observan nuestro trabajo, nuestra vida, nuestra decoración, nuestros rituales y nuestra forma de entender el presente y el horizonte. Esta semana aprenderemos la diferencia entre inspirar a otros y que nos roben descaradamente lo que es propio. Y me refiero a que nuestra vida, tal vez aún no consciente de todo el potencial que tiene, influye en los demás. ¿Quién nos influye? ¿Quién nos inspira? ¿Dónde nos nutrimos de lo que alimenta nuestra alma? Semana donde nos copian y despierta esa sensación de pequeña rabia por sentir que nos hemos quedado en sentidos que no hemos permitido que evolucionen. Inconsientemente nos hemos apasionado de la idea de que todo volverá como antes, o que continuará como lo conocemos. En nuestras repeticiones vivimos un amor que necesita evolucionar y posiblemente la repetición sea el aprender la lección de no copiar la actitud de quienes aún no superamos. Hemos crecido, y no necesitamos repetir la experiencia para volver a sentir amor o pasión. Hemos madurado. Ahora, es tiempo que nuestros pensamientos y sentimientos, nuestra Fe y nuestras creencias, se acerque a lecturas, inspiraciones, documentales, y experiencias de personas influyentes que nos vuelvan a nutrir de aquello que nos permitió entender que estamos maduros. Semana para que en nuestra íntima relación con nosotros, sepamos que las conversaciones enriquecedoras, los encuentros con quienes saben hacer preguntas o revelar ideas, algunos libros de fotografías, algunas revistas, algunas vivencias humanas trascendentes de quienes no les importa el qué dirán, son nuestra fuente más rica de información y motivación. El alma pide renovación porque después nos pedirá definiciones de Fe y de Ser. Pobre de aquel que responda desde el “hacer”. El Gran Espíritu no necesita saber qué hacemos por la vida, sino necesita escuchar ese qué soñamos, qué nos inspira, que nos mueve desde el gran corazón. Lo iremos comprendiendo durante estos días, cuando dejemos de hacer, cuando dejemos de creer que haciendo se construye. Recordemos que lo más espiritual vive en un sueño y no en una obra.

fernandoconfianza-1

Donación

Gracias por tu aporte voluntario para poder continuar con esta labor semanal.

5,00 $