[Español] Semana del 22 al 28 de Febrero

Son tiempos para ser testigos, y tal vez protagonistas, de una gran revolución, que no necesariamente tiene que ser a palos. Es una donde todo entra en un desorden parecido al caos, y donde, sin haber líderes que dirijan la contienda, surge espontáneamente un clamor del “estamos harto”. Semana para ser testigos y participantes de la sensación de saturación y de llegar a un fondo que nos pone en acción. La revolución comienza desde dentro, desde nosotros, desde ese cansancio de insistir en lo que no funciona, no nos hace plenos o no nos da serenidad. Luego, comienza por nuestro círculo cercano, donde la revolución crea, a su forma, los cambios imprevistos donde no se trata de acusar al otro de nuestras desdichas, sino de no tolerar más lo que nos ahoga. Luego en nuestras amistades, nuestras relaciones, nuestras actividades, en nuestra comunidad, en nuestra organización, en nuestro lugar de trabajo, en nuestra ciudad y así llegaremos al cambio climático como una revolución en proceso, dejando atrás lo que ya no nos pertenece, para dar paso a una nueva forma que no conocemos y no tiene nombre. Es todo muy lento y paso a paso, pero es muy rápido para quienes se queden dormidos esperando que todo vuelva a ser como antes. Y es una semana de ser testigos de algo que comenzó hace 18 meses, y que tomamos conciencia profunda. Nos ponemos en acción ya no por miedo a perder, sino por fastidio y tensión rabiosa que, dicho sea de paso, es una de las formas favoritas de la transformación. Siempre, desde dentro hacia fuera, se crea un sentimiento, un clamor, un tormento sentimental y de creencias, para luego manifestarse en los actos. Así que será una semana donde buscamos una nueva manera de estar seguros, prósperos, estables y sobretodo, plenos, separando o poniendo distancia -sin importar quién sea- todo aquel que nos crea tormento, porque ya no buscamos la paz anterior (que ya no existe), sino buscamos un nuevo significado de paz en todos los sentidos. Puede ser una gran semana para encontrar oportunidades, situaciones ventajosas y sobretodo, para alejarse de lo que está en caos, porque intentar arreglarlo, es ser atrapado por uno o varios asuntos de los que no podremos salir. Dejar que el fuego se consuma en el fuego. Dejar que las cosas sucedan, para luego, entender qué es lo valioso de este momento, y qué dejaremos atrás. Seguramente aparecerá el entendimiento en el mundo político, de alta dirección, de jerarquías económicas y sociales, que están fuera de la realidad y fuera de un sistema que ya mira para otro lado. Es curioso que, quienes aún se denominan líderes y visionarios, sean los más ciegos del clamor horizontal de una nueva e invisible forma de organizarnos. Ya se acabaron la viejas formas, pero veremos estas próximas semanas la manera que elige de venirse abajo.

En el mundo material y del dinero

Semana para entender que, por más esfuerzo y entusiasmo que realicemos, no significa que la abundancia llega a las empresas o a nuestra abundancia personal. Porque es una semana para entender que la manera de darnos cuenta que lo que consumimos ha cambiado de un día para otro. Tal vez ya no compren nuestra forma de trabajar o nuestra forma de vivir nuestra actividad. Tal vez es momento de entender que toda transformación comienza por nosotros. Entonces, se vuelve una semana para decidir si lo que hacemos con nuestra energía crea valor a nuevas maneras de consumo, pero más por nosotros que por el interés de lo que tenemos o somos, porque lo auténtico y lo lleno de valor se vuelve favorito, más que lo que tiene brillo y expectación. Entenderemos que estamos en el área equivocada o certera, que ya los tiempos anuncian nuevas maneras. Las nuevas leyes de la abundancia se acercan más a la empatía, la colaboratividad y a la participatividad; y se alejan de la competitividad y del esfuerzo. Esto permite que sea una semana de despertar oportunidades, cambios de ánimo y entusiasmo a nuevas habilidades de valor. Es posible que demos fuerza a nuestro talento, a nuestra alegría de hacer y ser (cosas que ahora están unidas), y que sea una semana donde, tal vez la llegada del dinero sea débil. No esperemos resultados inmediatos, porque nunca un árbol ha nacido la noche anterior. Vivimos tiempos de sembrar. Tal vez tengamos que ahorrar y privarnos un poco para tiempos donde todo vuelva a un nuevo esplendor, seguramente distinto.

En el mundo de los sentimientos

Semana para buscar nuevas formas de unir la idea de amor y pasión, sentir y placer, amar y vivir. Los sentimientos ya dejan atrás el sacrificio tortuoso y posiblemente podamos hacer sacrificios gustosos. Esto significa que ponemos prioridades a lo que alimenta nuestro corazón de lo que está para nosotros. Cuidaremos sentimentalmente lo que se puede disolver dando la prioridad. Pondremos la justa atención a los sentimientos que estuvieron, están y estarán permanentemente. Es tiempo de prioridades y de buscar eso que nos da energía de vivir. Le damos importancia a la madurez de nuestro amor por nosotros y por los que amamos, por sobre las carencias del pasado. Posiblemente sea una semana donde nace la intuición que no necesitamos de lo que no nos dieron, porque hemos llenado el vaso con gusto y amor de lo que hoy señalamos como prioridad. El amor no tiene deudas. Las deudas sólo están en nuestro ego y nuestro rencor, y no pertenecen al deudor, sino al que aún siente carencia y vacío. Más amor y placer para llenar lo que no pudo llegar a nuestro corazón.

En el mundo espiritual

Semana para instalar creencias nuevas basadas en la Fe de la alegría y el gozo. Ya entendimos que el sufrir por creencias sólo nos llevó a la adicción por el tormento y la angustia que le daba sentido a nuestra antigua manera de tener Fe. Hoy la Fe no puede sostenerse con sufrimiento porque la vida se ha vuelto demasiada dramática desde su caos para tener más caos en nuestra espiritualidad. Y siempre el mundo espiritual estuvo disponible para celebrar con fiestas llenas de sentimiento nuestras creencias y convivencias con el mundo divino. Entonces, se vuelven tiempos donde se acaba el camino al calvario y entendemos que ya hemos aprendido la dicha de vivir en lo divino mediante el agradecer permanente. No tomemos tan en serio lo que nos rodea. Permitamos entender que todo es un tablero donde el juego es cómo conservamos nuestra felicidad y Fe interior. Fe en que nuestra energía es para disfrutar y gozar mediante el sonreír agradecido. Esto diluye la adversidad. Experimentemos esto. Sonriamos con agradecimiento cada detalle de nuestros desafíos. Agradezcamos cada parte de este presente, para que nos llegue intuitivamente el poderoso entendimiento por sobre los que necesitan que aún tengamos miedo, tengamos angustia y tengamos enojo por la desgracia, tal como lo haría el viejo profesor que prefiere atemorizarnos ante la sabiduría para asegurarse de que estudiaremos a conciencia… jaja… tiempos que ya no nos asusta. Es un juego que ya no nos pone a prueba. Nos pone a prueba a quien le hemos dado el poder y quiere dominarnos terrenalmente. Pero espiritualmente, nadie nos podrá quitar el poder de sentir bondad para con nosotros. Tenemos la sonrisa de agradecimiento para todo lo que vayamos creando con belleza.

fernandoconfianza-1

Donativo

Gracias por apoyar con tu donación. Te agradezco del corazón.

5,00 $