[Español] Semana del 1 al 7 de Febrero

Semana para abordar esas sensaciones provocadas por la culpabilidad. Por estos días, anda rondando esa sensación de deber alguna cosa, de que no hicimos lo correcto, de que negamos lo que podíamos ofrecer, de que sentimos que ofendimos o provocamos algo innecesario. Posiblemente nos alejamos, nos escondemos y nos aislamos con nuestros diálogos internos. No decimos lo que tenemos que decir con humildad y confianza. Sino lo llevamos a nuestros conversaciones internas, esas que llevamos como queriéndonos explicar todo una y otra vez, distorsionando todo y borrando el tamaño exacto de los hechos. En estos días, tenemos tiempo y espacio para hablarnos por dentro. Podríamos hablar hacia fuera, teniendo conversaciones con personas que nos escuchen. Y posiblemente, sea una semana donde el acto de no encontrar a nadie, nos haga enjuiciar el valor de nuestras amistades. Semana donde las personas que nos rodean pasan por el tribunal de nuestra conciencia en un juicio valórico, donde separaremos los unos de los otros. Mejor darnos cuenta como advertencia y no terminar alejándonos de quien, por culpa o por distorsión, termina en el lugar donde ya ni arrepentidos arreglamos las cosas.

En el plano material y el dinero

Semana para perder oportunidades por pensar demasiado, por no establecer bien el lugar del valor en donde estamos, por no actuar con propiedad. Semana para perder sin ganar, para gastar de más por una tentación, o ahorrar innecesariamente en algo que realmente necesitaremos. Tenemos una distracción en nuestro interior que no nos deja concentrarnos. Mejor conversar con personas de confianza nuestras reflexiones en el trabajo, en el dinero o en nuestros cuidados con el valor, porque sentimos que perdemos la brújula que nos invita a crecer y a actuar con propiedad. Cuidemos el dinero, porque andamos distraídos. O lo perdemos, o lo gastamos en la tentación, o lo guardamos en la exagerada y temerosa avaricia.

En el plano sentimental

Semana para creer que no nos quieren, que no somos lo suficiente, para dar por hecho lo que no es así. Nos sentimos culposos y andamos suponiendo que los demás escuchan nuestras conversaciones internas. Tal vez no sea falta de confianza necesariamente, sino la sensación de vergüenza o timidez exagerada que niega la conversación que reordena la distancia y tamaño de las cosas y situaciones. Semana para tener distorsiones sentimentales donde nos apasionamos desproporcionadamente o no le damos valor a lo destacable. También, semana para caer en la tentación del error sentimental, donde creamos lo que no es, digamos lo que no se siente o hagamos lo que no se merece. Siempre la conversación restituye el balance de la versión de nuestra vida. La confianza cuando se habla, se vuelve sólida, y es en el diálogo donde hacemos acuerdos reales, donde cada uno se lleva un trozo de una verdad. Los sentimientos se pueden madurar profundamente cuando pensamos, sentimos y actuamos con coherencia. El resto, lo negará nuestra culpa y vergüenza que nos quitará la posibilidad de disfrutar lindos momentos.

En el plano espiritual

Semana para sentirnos juzgados por un universo que se niega a indicarnos el camino. El mejor refugio para volver al centro es nuestro corazón, nuestro ritual íntimo, nuestro hobby y nuestra distracción. Semana donde ponemos demasiada atención a lo que ocurre a nuestro alrededor y concluimos erradamente la información que nos rodea. Tal vez, miramos a través de un espejo que deforma la realidad, y nos atemorizamos por sentirnos perdidos. La divinidad no nos ha abandonado, sólo nos ha dejado con nuestros pensamientos que toman conciencia. Estamos creciendo en valor y espiritualidad. Es momento de volver al ritual, a la vela en nuestro altar, a la piedra sagrada que cargamos con valor en un lugar importante. Volvemos a significar como sagrado algunos objetos que tienen real valor. Volver al ritual es volver a rezar a nuestra forma, volver a poner en nuestros espacios íntimos lo más íntimo de nosotros. Semana donde necesitaremos de nuestra parte más sagrada para reconectarnos con ese centro en todo. Posiblemente dejemos de distorsionar lo que sentimos, decimos y vivimos para volver al centro tibio de lo que siempre ha estado allí, y dejar de buscar continentes mentales llenos de pasión, que sabemos que, mientras haya fuego habrá calor incandescente. En casa nos espera la brasa suave, está allí para nosotros. No desechemos la flor por las espinas. No destruyamos tan rápido lo que tiene sentido y sentimiento. Demos tiempo a lo que tarda, y paciencia a lo que hemos confundido con palabras en nuestro interior. Nada se mide con letras y rimas, sólo con silencio y amor propio. Deja que el tiempo diga alguna cosa. Lo espiritual necesita de tu lado espiritual para habla con nosotros, y estos días andamos hablando mucho de nuestros supuestos, nuestros errores y nuestras distorsiones que son sólo parte de la aventura y lo que luego se volverá una anécdota.

fernandoconfianza-1

Donación

Agradezco tu generosidad al realizar tu donación para la continuidad de este trabajo semanal.

5,00 $