[Español] Semana del 23 al 29 de Noviembre

Seré breve. Semana para preparar el corazón y la vida para las sorpresas que dan algunos alientos a todo lo vivido este año. No son señales de nuevos rumbos ni confirmaciones de que hemos acabado una etapa, sino simplemente noticias, encuentros y recompensas que sólo dan ánimo. Eso si, todo está guiado por una profunda espiritualidad, y hace que cada elemento sea sagrado. Agradeceremos. Y si no salen las palabras, tendremos que forzarnos para agradecer cada detalle. No puede ser que vivamos siempre esperando el gran suceso si no sabemos agradecer los pequeños detalles. Ser agradecidos es lo más importante en estos tiempos de cambios, de aceleradas transformaciones que nos van evolucionando por dentro. Todo está muy sensible, pero eso no significa que estemos tristes, sino ansiosos de percepciones porque queremos pistas concretas de que vamos por buen camino. Las únicas señales claras las llevamos dentro, y podemos sentir rabia que el universo no hable claro con todas sus letras. Mas bien, te invito a creer que las palabras las inventamos los humanos, y el universo sólo habla en tiempos, sensaciones y gestos que demoran a veces meses, años. Y creo que es el momento de darnos cuenta que ya no somos quien éramos ayer, y eso nos ha salvado muchas veces, pero nos ha regalado lo que esta semana nos llega a las manos, a nuestro corazón, a nuestra vida, a veces en detalles. Momento de saber que todo nos obliga a agradecer.

En el plano material

Llegan noticias y llegan pequeñas muestras de satisfacción… pequeñas pero que animan. Semana para tomar con buen humor lo poco que llena el vaso de lo que necesitamos. Semana de reuniones y de contactos que dan inicios a nuevos tiempos. Pero nuevos tiempos que nos exigen aprender o ser de una manera más natural, más auténticos, como también, más tolerantes y gentiles con los que nos rodean. La abundancia toca nuestra puerta. Veremos qué parte de nosotros abre las posibilidades a dar color al confuso presente que se ordena con curiosidad y prudencia.

En el plano emocional

Semana para decir y expresar las emociones sentimentales en todos sus planos. Los sentimientos se separan de las pasiones, y las pasiones son para momentos de pasiones. Las emociones para momentos de declaraciones, compromisos, confesiones y conversaciones que llegan al corazón. La sensibilidad nos hace hablar y escuchar las revelaciones de la amistad y el amor. Necesitamos sentimientos y lo damos con vocación de ser claros. A veces los demás nos dirán cosas para mejorar, también para llevarnos mejor. Aceptamos con agradecimiento. Que nada nos ofenda, que nada nos espante. El sentimiento se hace valer, pero también nos comprometemos en decisiones que afianzan nuestras confianzas.

En el plano espiritual

Semana para que el silencio sea el lugar para que podamos tocar la magia de lo divino. El ritual del silencio es permitir que la quietud y la respiración hagan del silencio una gran compañía. Tenemos pocos momentos donde contemplar esa quietud que nos abraza. Y no para sentir nuestras tristezas, sino para exprimir nuestra sensibilidad y nuestra pureza. El silencio viene para hablarnos, para tocar nuestro corazón, para inundar de Fe lo que no podemos ver ni explicar. Semana para dejar que el silencio nos lleve a un momento o una sensación. Nos emocionaremos. Nos vendrán añoranzas. Nos dejaremos llevar por imaginaciones y supuestos. Dejemos que la mente haga su parte. Concentrémonos en que tenemos conciencia que gran parte de lo que pensamos posiblemente no sea real. Y esa conciencia es un inmenso paso para sentirnos en paz. Todo con conciencia, pero también con Fe, porque llega esta semana ese segundo donde nuestra Fe y el silencio se encuentran. Allí hay emociones que servirán en el futuro, cuando tengamos que reconocer que vamos por buenos y abundantes caminos. Porque la sensación de buenos momentos se parece a esa emoción que emociona cuando el silencio nos toca. Algunos lo confunden con tristeza o perturbación. Está bien, pero aprenderemos que el gran triunfo no tiene sonido, sino silencio, de ese que nos hace sentir en realización, porque no son los aplausos lo que nos hace tener éxito, sino tener el amor y la fe propia de saber que en el silencio nos sentimos totalmente logrados.

fernandoconfianza-3

Donativo

Gracias por tu donación para continuar con este trabajo.

5,00 $