[Español] Semana del 2 al 8 de Noviembre

Dejar que las cosas sucedan, es una forma de tomar conciencia de todos los detalles que se han transformado en nuestra vida, lo que hemos aprendido, mejorado, crecido y sobretodo, entendido. Comprender eso de que no volveremos al lugar donde perdimos la felicidad, porque volver significa encontrar los restos roñosos de algo que ya no existe, y entender que fue nuestro entender lo que vio algo que ya no hay. Son tiempos de revelaciones y de aprendizajes del pasado. No regresaremos a él porque hay otras maravillas esperándonos. La alegría, la paz y el bienestar se han trasladado a otro entorno, con otras reglas, tal vez más simples y más comunes, para definirse como el nuevo lujo, aquel que dejó de ser eso valioso y costoso que se escondía en un brillo u objetivo, y ahora pasó a ser un estado de ser y de estar interior. Tal vez ahora el lujo sea más caro, porque no es tener, sino tener lo más simple, lo más sagrado, lo más íntimo y lo más lleno de sentido profundo que da sentimientos de gran valor. Por eso, esta semana celebramos el esfuerzo de estar en calma, en conciencia y en atención para que suceda lo que tenga que suceder. Será un lujo descubrir el nuevo orden, las nuevas rutas y, sobretodo, las nuevas oportunidades que hay para cada uno de nosotros. Descubrimos que, lejos de vivir las consecuencias de la ansiedad del presente, nos esperan tiempos de realización personal, luego de vivir las dolencias de nuestras perturbaciones pasadas. Tenemos que superarlas. Ninguna enfermedad se puede separar de la comprensión de nuestro sentir y pensar, que al final, el más sano es quien puede agradecer a las lecciones de las dificultades sin culpa, ni rabia, ni victimismo; sin querer cobrar lo que nos deben. Ser, es el desafío de estos días. Más observadores y más conscientes de llevar esencias de conciencia, hace de nosotros un nuevo ser que aprende a vivir en estos días.

En el plano material

Semana para permitir que lo conversado, negociado, planeado y deseado muestre la manera de manifestarse en nuestra vida. Seguir insistiendo es transformar la energía agradable en desagradable. Semana para confiar que todo está en movimiento, y en ese engranaje, está tu abundancia desplazándose por el espacio para llegar a ti. Y no llegará pasivamente, sino llegará porque has hecho las cosas bien y de la manera ética de cuidar al otro por sobre todas las cosas. Quien cuida de si mismo sin dañar a nadie, recibe los tesoros que alegran la vida y el alma. Siempre a nuestro alrededor están los oportunistas que no les gusta nuestra forma, pues ellos quieren más de maneras ocultas y perversas. Cuidarse de las malas intenciones y de los planes llenos de secretos y laberintos. Es una semana para terminar de entender dónde tu abundancia crece con esplendor, y sobretodo, saber que no es el esfuerzo desmedido lo que nos lleva a las ganancias, sino que es el ánimo, la motivación y la perseverancia con agrado lo que nos debiera dar alegría y plenitud. Transitamos tiempos de laberintos, por lo que esta semana tendremos que hacer el máximo esfuerzo para explicar claramente nuestras ideas, porque últimamente, no hay capacidad de escuchar ni de que nos escuchen, porque escuchar significa comprender algo distinto a lo que habla frenéticamente nuestra mente.

En el plano emocional

Semana para comprender la otra cara del pasado, aquella que nos enseña y nos recuerda que ya no somos aquellos que recordamos. El pasado no aparece para atormentarnos ni seducirnos, sino para agradecer y superar, tal vez para sonreír de lo vivido no como una burla, sino como algo que nos ha traído a este presente. Tendremos que aprender a describir nuestras vivencias como anécdotas, y aceptar que las anécdotas de los demás son maneras que tuvieron que ser vividas para llegar a conocernos. Nadie viene libre y nadie viene limpio, porque cada santo tiene su historia y cada pecador tiene su esperanza. Cada herida y cada cicatriz son parte de un tatuaje que se vuelve belleza en estos nuevos tiempos. Semana para aceptar y agradecer la presencia de los otros que vienen a abrazarnos y a amarnos como somos, con nuestras experiencias y caminos recorridos. Pero cuidado con quien se aleja y se retira por intolerancia o vehemencia, porque no es otra cosa que una rabia intolerante del que buscará conflicto en el futuro. A veces tenemos que aceptar que no todos viajamos juntos, aunque si todos juntos avanzamos hacia un destino. Agradeceremos a los que tienen buena voluntad, y nos alejaremos de los que sólo llegan al momento de los intereses.

En el plano espiritual

Semana para imaginar que es posible aquello que vamos diseñando en nuestro interior. En el secreto espacio de nuestra imaginación, vamos coloreando con emociones las imágenes que nos conectan con nuestros deseos. Y no es imaginar más riquezas, porque no sabremos qué hacer con ellas. Las riquezas terminarán ocupando espacio y dando peso al equipaje que demanda ser más liviano. Semana para permitir sentir de antemano lo que esperamos que nos ofrezca la vida, y de esa manera sabremos reconocer en el futuro que estamos siendo bendecidos de alguna manera. Semana para que juguemos con la magia de lo divino. Hará sus travesuras una brisa que mueve los objetos de nuestra casa. Permitamos que las presencias divinas limpien nuestros espacios. Permitamos que lo divino toque nuestra puerta. Pero no tengamos miedo al que te trae buenas noticias, sino que ofrezcamos agradecimiento y buena voluntad de saber entender que son pocos los momentos sagrados donde aquello sagrado pone atención a nuestros sueños y deseos. Son momentos únicos donde abrazamos la esperanza.

fernandoconfianza

Donativo

Agradezco tu aporte para continuar con esta labor. Gracias

5.00 $