[Español] Semana del 7 al 13 de Septiembre

Semana para cambiar de lado y nuestra mirada comienza a ver nuevos elementos y nuevas perspectivas de nuestro presente y del horizonte que se abre ante nosotros. Tal vez, sintamos que hemos detenido la vida y los proyectos para levantar la cabeza y ver nuevamente la ruta. Allí aparecen las sorpresas para darnos cuenta que tal vez buscamos algo nuevo. Semana donde el rumbo se corrige, pero esta vez, para salir del encierro, haciendo que el rigor, la fuerza, la ira y la poca tolerancia, se transformen en comprensión amorosa, primero de nosotros, y luego de los demás. Hemos actuado muy injustamente, a veces por la violenta exigencia que imponemos a los demás, como también puede ser por el exceso de invasión compasiva y amorosa a los demás. Esta vez, retrocedemos y activamos la sincera humildad para decirnos que “estamos equivocados”. Ya es un gran paso saber que no vamos a ningún lado si no hacemos un ritual de sinceridad. De esta forma, cuando sacamos la cabeza de en medio de los árboles, recién podemos comenzar a ver el bosque. Semana para ver el mediano plazo, y observar que vienen momentos de crisis. Se vislumbra a final de septiembre y octubre procesos de angustias importantes donde nuestros sistemas de vida conocerán el desafío de tener que ver los derrumbes que permitirán la construcción de nuevas maneras de vivir y de ser. Quiero ser optimista para entender que nos prepararemos ante estos momentos de transformación humana, donde algo sucumbe por razones naturales y da paso a una nueva realidad, donde no queda más que ordenar el caos y resurgir de las cenizas. Adelantémonos con decisión. Organicemos hoy lo que será útil mañana. Cuidémonos y cuidemos de los que nos importan. Tengamos prudencia y sobretodo, creatividad para inventar e inventarnos con seguridad. Busquemos alianzas en otras áreas. Sintamos que podemos aportar de otras maneras. Busquemos la nueva forma de ser que aliviana nuestros tormentos y refresca nuestra propia imagen.

En el plano material

Semana para aceptar que nuestras fuentes de ingreso necesitan una renovación. Y esta es la buena noticia, al saber que lo permanente está evolucionando, y esperamos que no te quedes fuera de la siguiente ola de abundancia. Y no es renovar nuestra forma de ser en el plano laboral, sino tal vez el área o la materia donde la realizamos. No le llamaremos cambio, sino evolución, porque se ha agotado lo que creíamos eterno, y es momento de ordenar las ideas con cierto optimismo y frescura. Ningún genio creó en angustia. La angustia posiblemente permitió moverse a un lugar de calma, pero eso no significa crear ni dar forma a un nuevo sentido de vida… uno se lleva su equipaje a otro lugar. Semana para conversar sobre el trabajo, el desarrollo, la tecnología, las necesidades y sobretodo, el nuevo humano, ese que consumirá de otra manera, y donde tengamos que participar laboralmente de nuevas maneras, con nuevas herramientas, con nuevas creencias.

En el plano emocional

Semana donde buscamos el abrazo y la compañía, la sonrisa y la amistad. Semana donde despertamos de una soledad para ir al encuentro. Necesitamos los amigos para refrescarnos y escuchar lo que nos tienen que decir. Llegan mensajes muy sólidos e ideas que puede que resuelva el mapa de la vida. Los amigos no tienen la obligación de ayudarte, pero el acto de poder contactarlos y conversar amistosamente con ellos, alegra profundamente la vida. Semana donde buscamos el amor. Y no por sentirnos en soledad, sino porque sentimos que tenemos que dar un afecto importante. No todos están en compañía, y lo anterior no significa que corramos a los primeros brazos que se ofrezcan, o volver al fracaso anterior. Sino es el primer llamado a ordenar nuestros sentimientos para dar al otro nuestra admiración y alegría de compartir, más allá del compromiso. Semana donde se renuevan las intenciones de amor, primero con uno y luego con el otro. Semana donde florecemos.

En el plano espiritual

Semana donde tomamos en serio los consejos de lo sagrado. Ponemos atención en esos misterios sin resolver, en esas intrigas de lo paranormal y en las coincidencias de la vida que hacen pensar el creer o no en eso del más allá. Tenemos un florecer espiritual profundo, tal vez con ganas de iniciar una vida de práctica o creencia, o alegrarnos por lo que antes nos daba vergüenza. Semana donde sentimos liviandad en la oración y la presencia de nuestros altares, porque allí es donde dejamos nuestros deseos y buenas intenciones, incluso nuestras angustias y profundos dolores. Lo espiritual no es un antidepresivo ni una caja de soluciones a los dilemas humanos. Lo espiritual es esa magia que permite alimentar la fe interior para que suceda lo inesperado que da pistas de nuestro camino y del camino de la humanidad. Semana donde descubrimos que la humanidad se distrae de lo importante, y posiblemente se divida en dos grupos: los que ignoren lo divino y sólo se remitan a los hechos y felicidades, a lo simple y posiblemente cotidiano, haciendo de lo espiritual una práctica utilitaria; y los que a través de la sensibilidad espiritual faciliten su vida de maneras increíblemente mágicas, construyendo una creencia evolutiva que posiblemente reconstruya el diccionario de las bienaventuranzas.

Donativo

Agradezco tu colaboración a través de una donación amorosa. Permite continuar. Permite contribuir a todos de manera gratuita

$5.00

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s