[Español] Semana del 25 al 31 de Mayo

Semana para probar la necesidad de colaboración con los que tienes cerca. Por ejemplo, ser buen vecino no te hace mejor persona, sino que permite construir un puente de colaboración para los tiempos que se vienen. Podrás creer que la creatividad, la razón, el esfuerzo, la capacidad de reaccionar ante las adversidades, hará la diferencia en la sobreviviencia a este presente que insiste en cambiar radicalmentente algunas creencias. Pero nada como ser buen vecino. Y tener buenos vecinos hará la gran diferencia en todo esto que comienza aceleradamente a ordenarse en las condiciones actuales. La Colaboratividad se vuelve la fuerza empoderada que hará el resto que esperabas que suceda. Semana para tomar lo que necesitas de quien tiene de sobra, y sólo la generosidad engrandece las relaciones. Y será el vecino quien resuelva tus asuntos inmediatos y te de esa visión de que es posible de otra manera, como así, tu resolverás los de él. Y como una especie de metáfora o simple ejemplo, ya los viajes largos y distantes no resuelven asuntos importantes, porque lo esencial está al alcance de la mano. Semana para crear microeconomías colaborativas, alternativas ingeniosas para sentir que te alegra el día y la billetera. Las comunicaciones han reemplazado la presencia, y la mística social obliga a tener la capacidad de saber llegar al corazón con miradas, palabras y narraciones que crearán la atmósfera de los nuevos tiempos. Posiblemente nos veamos poco, pero serán intensos los posibles encuentros. Hemos evolucionado profundamente las emociones del asombro y las que construyen intuición. Y las emociones nuevas nos van acercando a esas nuevas fuentes de riqueza personal que esta semana es inevitable no verlas, porque te encandilan como razones para entender que lo que está lejos se ha alejado más, y lo que está cerca, es lo que te corresponde aceptar y entender.

Semana para mirar el ego y encontrarnos con algo de vergüenza.  Entender que sólo actuamos por nuestros intereses y heroísmo, que creíamos haber logrado sólidos liderazgos convenidos. Reflexionamos y nos da escozor, algo así como ver con sencillez la sensible falsedad de algunas redes sociales de empresas y trabajos. No es agradable repasar nuestras actitudes que sólo llaman a ser el centro de los demás, ni entender que hemos acumulado y realizado sólo para destacar. ¿De qué te sirven todas esas máquinas, esas riquezas y esas modas en tiempos donde sólo puedes lucirte a ti mismo? Sirve para eso, para saber si todo eso te alegra el alma y te da serenidad. Semana para encontrar un centro posible y cercano, más práctico y a su vez, más humano, más íntimo, más bello, que nos haga descansar de tanto tiempo de demostraciones inútiles, pues son tiempos donde sólo la franqueza de nuestra esencia nos encamina a desconocidos pero seguros tiempos. El futuro es de los propios de sí, y no de las corporaciones donde uno puede hacer carrera o crecer por permanencia. Si algo hemos aprendido es que la permanencia es impermanente. Y que quien tenga la capacidad de aprender y evolucionar con adaptabilidad, verá que su independencia es más estable, es más segura y es más propia para vivir en la actividad que alegra el corazón.

Semana para que, en la intimidad de lo tuyo, conectes con lo que te entusiasma y te da vida en medio de todo lo que vives. Te recomiendo activar tu energía espiritual y emocional con la mejor actividad del mundo: hacer pan. ¿Tu país está ante una encrucijada donde esperanza y realidad están entrelazadas?. ¿Qué modelos de negocio funcionarán en el futuro? ¿Nos estamos dirigiendo a una nueva normalidad o a un mundo completamente distinto? Hoy que sólo te importe hacer pan. Concéntrate en ello. En el silencio de mezclar la harina con el fermento o masa madre, poner sal, algunas especias, semillas o elementos que enriquezcan tu pan, será el amasar, el dar forma y llevar al horno o a las brasas lo que hará el milagro. Déjate llevar por el olor a pan, que penetre hasta los recuerdos más antiguos, hasta ese lugar donde tu boca se inunda de masa y palpas ese sabor. No hay nada más espiritual que esa conexión con el olor a pan, con el sabor a pan, con el crujir del pan cuando lo compartes. Disfruta en silencio y regálate esa pausa diaria de hornear pan, para que vayas sintiendo tu corazón que tiene esperanza, que tiene sentido, que tiene un latir que se anima y se alegra con esa masa que se volverá el cuerpo de algo que te dará visión, futuro y frutos abundantes. Compártelo con tu vecino, que llegue lejos el fruto de tu alma y que alegre a muchos a la vez. Porque quien hace pan conoce de la abundancia de cómo al mezclar tres o cuatro cosas muy simples, permites que todos puedan volver al rosado de los rostros que se iluminan con la grandeza del pan. Que el pan se vuelva tu receta, tu secreto, tu poder para entender que todo se ha construido otra vez, mientras tu disfrutas el fruto de tu masa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s