Semana del 20 al 26 de agosto

Semana de descanso energético y tiempo de recuperar la estabilidad y el equilibrio. Y no es porque hayas estado perdido o que saliste de algo tormentoso, porque has estado peor en otros momentos energéticos, y éste es como un viento tibio que envuelve tus ideas destructivas y pensamientos perturbadores, para transmutarlos en energía benéfica. Mas bien, es tiempo de relajar los pensamientos con risa y buenas intenciones personales. Además, es momento de ponerte productivo con las ganas en servir y actuar donde más te guste. También, es tiempo de bajar la tenacidad de las declaraciones determinantes para encontrar matices algo más suaves y equilibrados, porque estuviste a segundos de decidir lo que después posiblemente te arrepentirías.
Semana de encontrar esa veta intuitiva que te conduce a actividades que devuelven la plena actividad. Estás en un tránsito donde las ganas de crear y de empujar proyectos que te animan se transforman en buenas ganancias. Y entenderás el significado de ganancia con eso que retorna con gusto y satisfacción, desde dinero que mereces hasta la energía que se reintegre en lo que gustas. Y si de actividades se trata, semana para tomar decisiones en lo que te parece desafiante y apuntar a la ambición con ganas. Dejar que te inviten puede que te adormezca, más bien, invita tu a participar en equipos de actividades que te llenen de valor.
Semana para tomar tiempo extra en las decisiones sentimentales, de esas que te devuelven sentimientos perdidos o abandonados como de esos que se admira en el otro. Llega esa reflexión de madurez donde comprendes que el esfuerzo de gustarse a sí mismo y tener tiempo para sí, es un valor incalculable, porque todo lo maduro comienza desde allí. Semana donde dejas que los momentos sucedan con ganas y plan, porque nada acontece si tu no lo deseas previamente, sintiendo que el amor es admirar el sentir y el vivir del otro para compartirlo contigo. Todo se vuelve real cuando sucede después de la calma interior.
Semana para que esa quietud de momentos sagrados de contemplación te haga reflexionar en todo lo que está a tu alrededor, y está porque lo has deseado. Y la espiritualidad es reflexionar sobre lo que se aproxima y sobre lo que se mueve para que lo admires. A veces los miedos hacen lo mismo: danzan a tu alrededor de tu fantasía para que comprendas que la mente fabrica tus enemigos y tus dolencias, tus problemas y tus angustias. Dejar ir es cuando observas esa perturbación o esa realidad que ya no te pertenece, y ves que se aleja. Te devuelve la sensación de estar contigo, y allí aparece lo que se acerca constantemente y te dice: “tu me has llamado nuevamente”. Al tomar conciencia y poder, decides qué debe permanecer a tu lado y qué no. Pero el dejar suceder y el dejar que acontezca es parte de la renuncia natural a entender que todo quien se hizo cercano también puede decidir alejarse de ti. Y todo ese movimiento se agradece para entender que estamos de paso, y que si suceden los reencuentros es en otro tiempo, en otro momento y en otra razón que a veces parece nuevo y nunca será como fue anteriormente. Hay cosas que permanecen, y son las que se deja libre de decidir. Uno es la libertad de los demás, y no tienes más obligación que admirar y asombrarte alegremente que todo está bien y que dejas en paz las ondas que se mueven eternamente a tu alrededor.

Un comentario en “Semana del 20 al 26 de agosto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s