Fe

fe
Siempre hay algo más grande que lo posible. Y el creerlo impulsa al alma a vivir en ese sueño, en ese capricho, en esa ambición. A veces te impone desafíos porque de tanto creerlo, se vuelve real, y es allí donde comienzan las renuncias a lo cómodo, lo conocido, lo seguro.
La Fe es una tecnología que los humanos tienen y que te diferencia del resto de la naturaleza: puedes decidir qué creer y qué desear. Entonces la Fe se vuelve esa energía y esa creencia que conoce cada rincón de ti: cada célula y cada espacio. Es esa fuerza que va en tu conciencia y que alimenta el sentido de tu vida y tu misión en esta Tierra. No es algo que se organiza previamente -la Fe no se planifica, simplemente se vive con devoción-, es algo que se construye día a día, desde lo que crees, desde lo que sueñas, desde lo que aspiras.
De la misma manera, con la misma energía, también se construyen las desgracias, porque la Fe es una herramienta de decreto que trabaja en el mundo de los deseos. Y como pregonas maleficios, desgracias y derrumbes, la Fe se vuelve eso, lo que decretas, lo que presagias.
Todo mago enseña a su discípulo a construir un posible dentro de lo imposible, para traer a lo visible lo invisible que sólo es posible con Fe. Y el caminar sobre un camino ya soñado, ya gozado, celebrado y ya estudiado con atención en los detalles de la imaginación o la ambición, hace que parezca conocido. Eso sí, la Fe te exige que renuncies a lo que viene en la tradición de tus enseñanzas y tus creencias, porque lo que te enseñaron era sólo lo conocido en ese entonces. En el pasado nadie imaginó que llegarías tan lejos, nadie calculó que podrías pisar la dicha, nadie previno que derrumbarías obstáculos y que serías el elegido por ti mismo para estar en la cima de lo que llamamos milagro o paraíso. La Fe es todo eso que atraes porque lo crees con devoción. De la misma manera que hablas con soltura de tus sueños, también puedes construir las desgracias y las barreras que nunca te llevarán a la otra orilla, esa que niegas como posible, esa que se derrota antes de comenzar.
La Fe mueve la montaña de su creer.

(De mi colección privada, el Arcano V del Tarot Hermético, de la Secreta Fraternidad de la Orden Mágica del 1888, basado en Godfrey Dowson, diseñado en el año 1975 y 1977)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s