Semana del 25 de junio al 1 de julio

Semana para estar sensibles y entender todo lo benéfico que te sucede. Has llegado lejos y en buenas condiciones. Es una semana para sentir que en el pasado has decidido bien. Estás mejor que antes, sin creer en las desgracias, ahora confías más en las gracias. También suceden confusiones y malos entendidos de quienes te rodean, mostrándote en ellos la insatisfacción aprendida en el pasado. Semana para encontrarse con curiosas personas que, aún mejorando su presente, insisten en estar insatisfechas, y no como la falta de herramientas o condiciones, sino como una costumbre de entender que sólo en el reclamo encuentran la satisfacción y la utilidad de sus vidas. Esta manera te parecerá totalmente fuera de contexto y es el momento de creer que, quien reclama a pesar de sus mejoras es porque no sabe disfrutar del presente. Así que considerar importante el reclamo fundamental del otro sólo alimenta tu ansiedad y no lleva a una decisión final, porque esas personas nunca deciden por soluciones que podrían solucionar sus angustias, al contrario, las renuevan con tal de mantener su modo de vida.
También, semana para detener la frenética lucha contra imposibles y eso que exige un desgarro energético de proporciones. Es el momento de adecuarlo a un presente más sensato. Semana de salir de las rutinas para volver a mirar el presente en busca de evaluaciones que te hagan sentir que todo es adaptable a tu sensibilidad, porque los planes propuestos implican un sacrificio que, en virtud de tu dignidad, merecen replantear algunas estrategias y saber que, ajustando la vida a lo que imaginas del futuro, es más fácil saber que caminas hacia esa delicia llamada “mañana”.
Semana para decirte a ti mismo que lo has hecho bien. Y esos emprendimientos que en el pasado fueron elaborados con la terquedad de tu corazón y capricho emocional, son los que te orientaron a este presente. Así que los frutos están a la vista, y comprendes que cada dificultad es la manera de preguntarte si la abundancia, los logros, los caminos y lo propuesto son el momento de abordarlo en serio o con más energía. Seguro que si, aunque no son los días para impulsar o crear nuevas iniciativas, sino esperar a agosto que la sensibilidad del hacer se hace mas manifiesto con impulsos que te llevan lejos. El hoy son días para repensar y redireccionar lo declarado. Eso significa que es mejor afinar las estrategias en vez de insistir en lo dificultoso. A mediano plazo es más rentable.
Semana para apreciar que la sensibilidad de estos días nos tiende a estar callados o meditabundos. Es el mejor momento para encontrarte con esas canciones, esas lecturas, esos rincones que te devuelven la plenitud propia. Y compartir eso con quien te ama y tu amas, es un regalo que al otro le permite conocer más rincones de tu amor personal que compartes con declaraciones íntimas que llevan a revelar tu profunda sensibilidad. Lo sensible no es una debilidad, sino que se vuelve fortaleza cuando el otro puede saber qué es lo que te hace fuerte y te recompone, y lo que te hizo creyente de ti en este presente.
Semana para hacer limpiezas energéticas y limpiezas espirituales. Momento de ofrendas simbólicas donde puedes escribir en un papel lo que ya quieres dejar de ti y enterrarlo bajo la tierra. Semana para ofrecer a la luna llena la exposición en la ventana de tus objetos llenos de sentido. Momento para comunicarte con la divinidad cercana hablándole al aire de los agradecimientos del gran momento que vives. No es momento de súplicas, pues los pedidos los haces a tu voluntad y tu corazón. A la divinidad se le habla con agradecimiento por todo lo que te rodea y te impulsa a que tus decisiones se llenen de sentido, pues una definición de espiritualidad no es sentirnos sometidos ni redimidos al Gran Dios, sino ser parte de él sintiéndonos conducidos por una energía que necesita que vivas agradecido y ennoblecido en la dignidad espiritual, que no es otra cosa que ser conscientes que te has permitido mucho en la vida y que cada permiso te ha dado virtudes y la revelación de talentos. Es momento de agradecer todo eso, para que eso se vuelva señales claras a quienes divinamente no hablan español ni inglés, sino hablan el idioma del entusiasmo, el idioma de tu ánimo y de tu plenitud, y es sólo en esas expresiones emocionales donde entienden que se te ha conducido bien. Cuidado con hablar con lo divino, porque cuando hablas permanentemente de horror y miedo, súplica y ruego, insatisfacción y conflicto, lo divino entiende que es eso lo que te fascina. Sólo en la gratitud se construye el paraíso. Y deja de recomendar el sacrificio y el esfuerzo sufrido como método de vida y labor, porque eso es lo que has creído de la humanidad herida que no cree que es posible un mejor mañana. Ese mañana es hoy, y hoy comienzan las celebraciones.

2 comentarios en “Semana del 25 de junio al 1 de julio

  1. Nada más exacto he leído!! Gracias porque todo esto ayuda a seguir adelante con los cambios que la vida me pide. Siempre agradeciendo todo lo que tengo porque lo he construido con decisiones que sin dudas algunas vistas desde el hoy no son del todo las mejores pero son las que me han traído hasta este momento de grandes cambios y cosechas. Sigo leyendo con mucho entusiasmo semana a semana tus palabras. Gracias Gracias Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s