Semana del 28 de mayo al 3 de junio

Semana donde lo importante se revela ante tus ojos. Y es una semana de enfrentamientos a decisiones que no se pueden postergar más. ¿Por qué temes tanto a la promesa de la nueva persona que eres, e insistes con defender con tanto ahínco a quien fue víctima y culposo en el pasado? Es una semana donde te sientes avergonzado de seguir sosteniendo ideas y creencias que sólo alimentan tu forma de conservar el dolor y la tragedia de tu vida, en vez de tomar la honestidad de entender y asumir que el hoy espera valorarte por tus nuevos atributos. Y vale pedir ayuda para diseñar el camino y entender que lo evitable se vuelve ineludible. Son esos elementos esenciales que están esperando ser abordados para enfrentar la reinvención de cada detalle de ti, porque todo lo que eres, crees y sientes ha tomado una dirección donde tu diccionario de emociones ya no tiene respuestas para las nuevas certezas que te rondan. Lo que ha quedado atrás, se ha vuelto vapor de enseñanzas que ya no pertenece a tu presente, y por lo tanto, hace su lamento inofensivo a tus espaldas, dejando a tus ojos, tu corazón y tus pensamientos concentrados (y a su vez distraídos) en el próximo e inmediato mañana.
Semana para entender las esencias de tus actividades y trabajos. Comprendes que sin estar equivocado, tu actuar y tu trabajar están teñidos de esfuerzo y lamentos que esperan falsamente encontrar las recompensas en un próximo momento. Pues no. Esta semana entiendes que los cambios son sutiles y profundos en las áreas donde más terquedad y dificultad existe. Allí se requiere ganas de disfrutar los detalles que realizas. El agotamiento se vuelve cansancio alegre porque cada actividad tiene su cuota de satisfacción. Y allí comprendes que la atención merece ser engrandecida para saber impulsar con vocación o renovación lo que ya has decidido o decidirás estos días. No dejarás detalle sin explorar para revelarte ante lo tedioso. Por lo que es una semana donde aceptas ser asistido para facilitar tu tarea y volverlo desafío que se tiña de ambiciones y sueños. Cuidado con confundir renovación con revolución. No es una época de caos, sino por el contrario, de orden y facilidad, pero cada vez más de gozo y disfrutar cada parte del proceso.
Semana para ver que la abundancia no es dinero. Y comprender que eres tremendamente bendecido con la energía de crear valor en lo que realizas. El valor tiene dos partes: la nobleza de llevar mucho agrado en cada parte de su admiración, y abundancia de saber que hay mucho que cosechar en el hoy y el mañana. El valor siempre lleva a la satisfacción (no necesariamente de lo logrado), pero si de entender que cuando agregas valor a cualquier cosa o servicio, vale más y crea retornos en el tiempo. Semana para detenerse en medio de evaluaciones sobre lo que dará dividendos futuros, llevándote sorpresas sobre lo que tus creencias que producen ceguera ante las nuevas realidades que explotan frente a tus ojos.
Semana para detener un momento las decisiones sentimentales vertiginosas, y llevar calma en lo que se refiere al corazón. Lo esencial de esta semana es comprender que lo que debe quebrarse, se quebrará. Y lo que debe sostenerse, se solidificará con fortalezas incalculables. Descubres motivos esenciales que los sentimientos han confundido con el hacer. Sentir no es hacer por el otro, sino sentir por uno y ese sentimiento ofrecerlo en admiración y cariño en todos sus grados. Has postergado el dar tantas veces en nombre del hacer, que hoy el hacer es dedicar el sentir a quien le debes atención. Y en esa comprensión vendrán declaraciones y decisiones sentimentales haciendo de estos días una transición donde una realidad amorosa se pone por delante.
Semana por vivir el intento de transformar la espiritualidad de tu vida. La sabiduría de entender las sensaciones de tus oraciones tiene impacto en tu presente que se revela en conclusiones que te hacen mover tus creencias. Aparece Dios y toda la divinidad en otro sentimiento, en otra comprensión, en otra dimensión y en otra confianza para crear diálogo y respuestas. Semana para ponerle palabras a tu sentir divino. Tal vez movimientos o rituales. Tal vez devociones nuevas. Dios se renueva en tu interior con una fuerza que hará creer y crear una bondad más propia de ti. Semana para darnos cuenta que no quedará esencia sin renovar, porque ya entiendes que el hoy no es el ayer, aunque sigues usando un código de comprensión que no te brinda satisfacción. Entonces, semana para dejar de culpar las circunstancias y renovar y re-evolucionar lo que merece hacerse cargo para re-escribir una nueva manera de vivir el hoy. La palabra “basta”, moverá montañas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s