Semana del 11 al 17 de diciembre

Semana de extremos y de polarización. Conscientes que te vas moviendo por dificultades, vas acostumbrándote y adaptándote a las nuevas definiciones y condiciones de tus actividades, tus sentimientos, tus finanzas, tus momentos creativos y principalmente tus decisiones. Aún persisten días en donde la realidad que se presenta es de golpe y tienes que aprender a vivir en las nuevas reglas. Y confirmarás que si intentas repetir las fórmulas del pasado, no resultarán las respuestas que esperas. Semana donde se te obliga a ser creativo, evitando tomar posiciones extremas, porque quien exagera, quien se polariza, quien reniega con furia porque nada es como esperaba, tendrá días difíciles, días de luchas de poder, días de escasez, y sobretodo, días de soledad.
Y en medio de todo, el momento energético te lleva a elegir un lado u otro. Pero la tendencia a ser exagerado persiste, y te apresuras a elegir un extremo. Calma, ningún árbol nació ayer, y no necesitas gritarle al mundo tu tendencias o lugar. Aún no has probado nada con la creatividad que tendrás que desarrollar, así que no anuncies pronósticos que posiblemente se ajusten en el camino. Si prefieres inclinarte con decisión a un lado, la pasión invita a vivir con máximo volumen, queriendo que todos estén en tu frecuencia. Habrá frustración y sobretodo, desánimo. Por otra parte, las finanzas se dificultan un poco, no porque vivas un momento de escasez, sino que miras los meses venideros y corre una leve tensión para enfrentar lo que viene. Es sólo temor, y es porque has elegido el miedo al futuro como tu aliado. Toma conciencia de que la polaridad te confundirá con rapidez.
También son días donde hay milagros. Y si confías sonriendo al deseo que está en tu corazón, la divinidad te regala detalles, pistas o a veces el deseo en sí. Depende de tu fe. Y fe no es religiosidad o dogma, sino que fe es esa certeza y confianza con ganas, con gozo que vibra y con encanto que llena tu pecho, que produce la imagen que sueñas. Estos milagros son confirmaciones de que no estás perdido, no estás solo, no empobrecerás y tienes aliados que, en la misma búsqueda que tu, buscan tu alianza, tu amistad, tus sentimientos, y cada cual aceptará o pondrá los límites según te parezca.
Esta semana, o eliges la alegría de final de año, o eliges el temor como la razón para entender todo lo que sucede. Y al planeta le sucede lo mismo. Así como hay quienes eligen ser felices, decidirán confiar en su autoestima aumentando las utilidades de sus acciones. Para ellos vienen días de bondad en sus actos y una sensación de que hay que prepararse para lindas celebraciones. Pero por otro lado, hay quienes eligieron el miedo porque no entienden el presente y no les gusta cómo las personas deciden por su bienestar interior. Hay quienes quieren provocar la guerra a cualquier precio en cualquier parte del mundo, porque, como dije la semana anterior, las maneras de provocar impactos ya no resultan porque las personas cambiaron sus conciencias. Entonces recurren a la guerra, al conflicto, a la confrontación radical de una elección, a la instalación de noticias falsas o distorsionadas para que las personas se les despierte ese miedo y vuelva a confiar como ignorantes ovejas en un pastor que sólo sabe atemorizar y crear victimización en vez de confianza y fe. Y esto no sólo en los grandes sucesos, sino que en casa, en el trabajo, el todo lugar donde alguien ya no sienta el protagonismo y ofrezca temor, desconfianza, provocación y fastidio para sentir que es quien controla. Las personas han evolucionado en forma silenciosa y ya no reaccionan tan rápido a estas maneras, haciendo que el provocador sea más impulsivo y fastidioso. Te recomiendo que esta semana entiendas que para que haya guerra se necesitan dos. Y te recomiendo que estés en tus deleites de la vida en vez de estar pensando en dónde hay conflictos para ir a solucionarlos por tu voluntad. Tu no transformarás a nadie, no guiarás a nadie, no aportarás eso que se llama solución. Entonces, elige la quietud y que cada cual resuelva sus conflictos. Si te pide ayuda, tal vez lo evalúes, porque tu presencia no cambia al que ha elegido el temor como modelo de vida.
Semana para entender el nuevo año que se viene. No es uno bueno o uno malo, sino un año reflexivo. Y requiere de ti toda la conciencia para darte cuenta que vives en un mundo completamente nuevo. Pero lo podrás asumir cuando te des cuenta que tu eres nuevo, que tienes más conciencia y que llevas un tremendo vacío dentro de ti que el dinero, las metas, el esfuerzo y la privación de gozo no llenarán. Lo único que llena tu interior es el asombro y la magia de tener fe. Pero no tener fe en un Dios o una creencia, sino tener fe en ti, que tienes todo para adaptarte, y sobretodo, que tienes esa energía para entender cada detalle que tendrás que aprender día a día del siguiente ciclo. Pero esta reflexión la dejo para otro momento, porque ahora, viviremos el día y la semana, con el balance y no la polaridad, con la alegría y no el miedo, con los brindis de haber decidido ser quien eres, y lejos de quien busca el conflicto porque ese alguien busca un contrario a quien convencer o a quien destruir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s