Semana del 27 de noviembre al 3 de diciembre

Semana para enojarse con el verdadero enemigo: uno mismo. Aunque también es una semana de enojos con otros, porque tu querer, tu obstinación y tu terquedad quiere las cosas de una forma y no aceptas otros puntos de vista. Semana para sentir la frustración y la violencia, que llegando al último mes del año, sientes que no has podido consolidar tus verdaderas ilusiones. Semana para darte cuenta que creas mucho castigo y estrés a tu alrededor con sólo exagerar las reacciones y los resultados. Y la verdad, es que estás sólo presenciando cómo tu mismo eres responsable de no haber actuado con determinación, y quieres que en 10 días se resuelva lo que no hiciste durante meses. Más que entregarse al conformismo de los resultados, darse en voluntad para extender los plazos mentales de tus proyectos.
Semana para ver cómo hay quienes quieren ver todo destruido. Y el sólo apreciar cómo destruyen, aprendes que sólo están ensimismados en la sed de venganza. Utilizan el mal social para satisfacer su bien personal. Serás testigo de cómo la obstinación coloca los primeros peldaños de lo que será una destrucción total en los próximos meses, que no es más que una transformación que podría haberse realizado con sabiduría, pero no, se ha elegido la destrucción. Y son personas importantes que parecen poseídas por la inmadurez de su niñez, donde con total rebeldía quieren acabar el juego de forma abrupta porque el resultado no favorece a su equipo. Y así, como resolvían frustradamente las cosas cuando niños, verás cómo ahora siendo adultos, destruyen, desvalorizan, humillan, descalifican al otro, porque es de esa manera como llenan su vacío interior.
Semana para advertir que puedes nublar tu propósito con violencia y exageración, olvidando la nobleza, la altitud espiritual y el criterio para entender tu realidad. Estás en un momento donde deberías cerrar las distracciones de lo que te aleja de tus sueños, pero estas actitudes te hacen ver que aún no has olvidado los rencores del pasado. Y el enemigo interno pide venganza y destrucción. Aparece ese monstruo guardado en tus víceras, que definitivamente destruye lo avanzado y lo construido. Ten cuidado. Desproporcionas tu reacción.
Semana entonces para entender que eres tu quien construye la violencia y acusas a los demás de provocarla. Por otro lado, semana donde deberías forzarte e ignorar toda fuente de provocación y toda fuente de conflicto, ya que deberías decidir de una vez alejarte de tu perpetrador, y dejar de darle importancia en tu mente. Lo has incorporado como una adicción y sólo conoces la vida desde el rencor hacia esa persona o esa fuente de conflictos. Y el otro no es el motivo de tus problemas, sino que tu sólo sabes ver la vida desde la rabia y el rencor. Y a veces peor que eso, sólo conoces el progreso destruyendo al otro o superando dificultades extremas. Y cuando no las hay, las construyes sólo para caminar por camino conocido. En vez de descalificar, menospreciar, desvalorar y castigar a quien identificas como la razón de tu vida limitada, es un buen momento para darte cuenta que puedes ir más allá con sólo dejar esa adicción a la frustración por otra adicción más amorosa o más entretenida. Es un asunto de tomar la voluntad que se te regala esta semana para que puedas ver que tus conflictos tienen dos partes, y una eres tu quien decidirá entre el pasado o la superación con alegría.
Semana donde se puede entender que es el momento de darse el gozo que esperabas, la alegría que te animaba y el sentimiento que mereces, tomando las nuevas vivencias como parte de tu sanación, y dejar en paz el pasado que no cambiará, y que simplemente a todos les enseñó a crecer. Ahora podrás entender que quien castiga es porque disfruta de sus recuerdos que se volvieron frustraciones, y como no aprendió a salir de sus rencores, prefiere crear sufrimiento para repetir en otros la venganza que no pudo realizar con los propios, venganza que es innecesaria. Semana para darte la oportunidad de superar esa determinante inmadurez que llevas en tu interior, para transformar en humor todo lo que no pudiste crear o superar. Y sin autoflagelarte, elegir la lección de la vida como aprendizaje para el futuro. La inmadurez no acepta oposición, no acepta regaño, no acepta razones, sino sólo puede tomar la venganza como consigna y llevar a su familia, su grupo de trabajo, sus admiradores al fracaso más grande que pueda tener la conciencia humana: crear más daño, más violencia, más amargura, sólo por el placer de ver subsanado lo que no pudo superar del pasado. Pero eres más sabio, más poderoso y sobretodo, tienes la conciencia de saber que ese monstruo que vive dentro de ti, comienza a sentir que ya no tiene sentido en tu vida, porque esta semana aprendes que la violencia que puedes provocar es sólo el desenfreno de tu interior. El atrás no cambia, y el mañana tu lo cambias.
Semana donde se pone a prueba tu crecimiento espiritual, en donde la sabiduría interna espera ser puesta en lo más alto de tu mirada. Semana donde deberás esquivar negaciones y provocaciones que atentan con tus creencias y que, confiando en la fuerza divina que te rodea, no sucederá nada si eliges la tranquilidad, la mesura y la distancia con quienes intentarán provocar tu baja energía. Y sólo pon atención donde tienes realmente ámbito de intervención, porque no sacas nada con sufrir por cosas que están demasiado lejos de ti. Semana donde tus rivales quieren ver cómo te desproporcionas, te quiebras en tus principios, y sobretodo, te alejas de tus propósitos. Cada rival es un espejo de tu interior frustrado. Y se hace preciso dejar atrás al inmaduro que cargas en tus espaldas. Por ello, es una semana donde te obligas a actuar con más decisión y firme temple hacia tus maduros sueños personales que son propios y no de los demás. Y allí, aliñado por la codicia y la revancha, sueltes tus más bajas pasiones destruyendo lo avanzado para sólo confirmarte que superado no estabas. Pero ya era momento de darte cuenta que puedes girar la mirada hacia nuevas brújulas que apuntan hacia ese destino que indica tu nueva forma de ser, de saber, de sentir y de vivir. Una piedra en el camino no hace cambiar tus destinos, sólo desafiar la creatividad para ir en la búsqueda de alternativas que nos lleven hacia nuestros sueños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s