Semana del 6 al 12 de noviembre

Semana de emociones a flor de piel. De comprender que el equilibrio está en el sentir que gobierna tus actos. Semana donde sale a la luz revelaciones que te indican el camino. Semana de silencios que permiten hablar con tu alma, y esta te regala tus verdades. Semana para terminar y concretar, así damos paso a nuevos momentos. Semana de toma de conciencia de que no es un final de año, sino un inicio de nuevas aventuras, de las buenas en medio de transformaciones totales.

Semana para entender que todo funciona por emociones. Y confirmas que tu irritabilidad, como tu ímpetu y tus ganas están gobernando el presente. Algunas de estas emociones se ofrecen al cuerpo creando dolencias o situaciones donde la emoción quiere resolver de alguna manera. Nada más hermoso que explicarse la fatiga, la rabia, la desolación como una manifestación de tu emoción que ya quiere que decidas cambiar de rumbo o pongas fin a esos pensamientos que sólo te torturan y tanto placer te ofrecen. Porque el sufrir es adictivo hasta que conoces el gozo, una adicción que camina hacia la felicidad interna al sentirte pleno, estable, contento y sobretodo, compasivo contigo mismo, al punto de no necesitar nada, pero desear todo. El gozo es el equilibrio entre conciencia y verdad personal, entre sentir y hacer, sin necesidad de tener que amar en el hacer y sin necesidad de ahogarse en el sentir. No necesitas hacer algo por el otro para decirle que lo amas. Sólo necesitas contentarte internamente y disfrutar de la quietud o el ritmo más pausado. El gozo, es esa asombrosa emoción que nos revela algo que se instala como creencia y que te permite sonreír aceptando todo, pero a su vez, creando voluntad para tus actos.
Semana donde sale a la luz lo postergado o evitado durante meses, o tal vez años. Llega el momento de tomar conciencia y aceptar que has ganado o perdido, que te has alejado o que te has acercado demasiado. Y esa revelación hace que te hagas cargo de ti y de tu pensar, pues nadie te ha querido dañar o nadie ha querido ponerte en riesgo. Uno solo se castiga y uno solo se perdona. Semana en donde aceptas que tus pérdidas se deben a tu dejar de actuar o a tu exagerada manera. Pero aceptas que conoces el camino de la ganancia y la abundancia mediante el gozo de sentir el deseo. Semana para crear valor en tus actividades y observar que el crear valor para otros no te hace más valioso, sino que eres parte del valor del otro. Y tendrás que decidir si ese es el valor que te agrada, sintiendo que te valoran, o decides iniciar tu propia historia de valor.
Semana de silencios, de esos que uno viaja al interior de su corazón a encontrar respuestas. ¿Cómo encontrarlas? haciendo preguntas -responde el sabio que vive dentro de ti-. En cada pregunta hay un miedo o una duda, y la inspiración que surge a continuación -que suele no ser en palabras, sino en sutil voluntad- es la respuesta en forma de impulso que consideras o no. Pero todo te es revelado y aprendes el lenguaje de lo silencioso, de lo delicado de tus intenciones. Te hace sabio y revelas los misterios que rodean tu quehacer y tu sentir de este momento. Si sabes oír las respuestas, la sabiduría devela los opuestos, simplifica los misterios y destruye tus temores y tus dudas, sintiendo la fuerza para tomar la certeza. Tener certeza no es tener la razón, sino tener la voluntad para elegir entre opuestos sin reclamar, sin arrepentimiento, sin sensación de perder.
Semana de terminar y poner en concreto lo que iniciamos en octubre. Semana donde la pasión y los vínculos creados o aumentados en el mes anterior, tienen un resultado que celebra la culminación de algo, que tal vez ya no nos llena de emoción, o tu emoción no es comprendida por los demás. Sin embargo, sientes confianza y empoderamiento personal. Semana para encontrar en el silencio el entendimiento y simplificar hasta la risa cada suceso. Nos espera un final de año que no es otra cosa que comienza. Es un final lleno de iniciativas que sólo prometen buenas cosas en medio de cambios tan profundos, tan grandes, tan inimaginados, que sólo tu certeza, tus ganas, tu pasión y tus creencias reconstruirán los pasos a seguir, porque si miramos las pistas del entorno, todo huele a transformación o destrucción (según como quieras verlo). Pero en medio del caos, el universo siempre se ha fascinado con la creación de algo más grandioso, más poderoso o más deslumbrante. Más que la preparación del espíritu para esos momentos, es el momento de celebrar por adelantado las grandes aventuras que se vienen con huracanados vientos. Buen viento, navegante. Buena vida, alma dichosa.

3 comentarios en “Semana del 6 al 12 de noviembre

  1. Toda mi gratitud. Fernando.tus palabras son bálsamo para mi gracias.sigo tus pronósticos y me llenan reflexiones..y son tan acertados.abrazos del alma. Namaste.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s