Semana del 18 al 24 de septiembre

Semana donde nos da la sensación que todo se agiganta y se vive a la vez. Lo simultáneo nos estrella y la costumbre del apuro nos desconcentra de las buenas noticias. Luego de las sorpresas de la semana pasada, hemos quedado con las dudas, el miedo o la incertidumbre de que lo peor está por venir, y no nos deja disfrutar las pequeñas y grandes situaciones que viviremos. Tampoco todo ha sido tan cruel. Han sucedido lindos encuentros y posibilidades de entender las señales, que vamos armando un camino totalmente desconocido, pero con evidencias claras de que hay que caminarlo. Da miedo para los que no asumen riesgos. Nadie dice que será fácil, pero hay experiencias que enriquecen la vida, los oficios y los sentimientos. Es fácil caer en la tentación de la baja energía, del desánimo, de los vicios y los sentimientos de culpabilidad o victimismo. Es tan conocido ese territorio, que dibuja el presente con sentimientos del pasado. Ya nada será como antes, y la sola reinstalación de una vivencia o la organización para que sea de la misma manera, será la frustración la que visite tu alma. Lo desconocido no es perjudicial, sino nuevo y te obliga a inventar formas para sostener tu ánimo. No te confundas, no es depresión, es pereza o incertidumbre tener que convencernos que somos nuevos junto con todos los que nos rodean.
Comprendes que es una semana donde conoces nuevas maneras, y esas maneras traen buenas noticias en el trabajo, en las ganancias y en las cobranzas. Acepta los desafíos, a veces con cautela, a veces con iniciativa. Todo se va armando para que puedas en el breve plazo tener las herramientas que deseabas. Y si no deseas cambiar nada, vienen días de mucho desasosiego, incertidumbre y desánimo sostenido. Todo ha quedado para ser explorado. A su vez, semana para asociarse con quien te animas a disfrutar buenos momentos. Semana para crear lindos compromisos en la vida, alianzas duraderas y llenas de ganas de sentir y construir progreso.
Semana para ir descubriendo (si es que ya no lo entiendes a cabalidad), que el exterior se comporta exactamente igual que tu interior. Y la reflexión en calma en tu interior acerca de cada suceso, la mirada ordenada de las vivencias, la comprensión de cada ser que te rodea y la aceptación de lo posible como tal, te dan ese espejo exterior. Me refiero a que, si estás en calma por dentro, tu alrededor lo estará de igual manera. Si dudas dentro, el exterior temblará de la misma manera. Sin estás a gusto contigo mismo, el entorno hará. Si estás emocionado y lleno de bellos sentimientos, el entorno te regalará sus bellezas. El enemigo no es el otro, sino uno mismo en su interior. Y si hay quien insiste en provocar maldad y rencor, es el espejo de tus viejas actitudes que dan sus últimos espasmos y te desafían creativamente a imponerte con novedosas formas de abordar estos delirios. Y tanto el bienestar como el desafío, construyen el equilibrio para que puedas entenderte. Si todo está en balance, eres responsable del tuyo. Y esto es válido para las ofertas que harás, como para los que te darán algo. Da lo que te llenó el corazón y sabes que te hizo feliz. Recibe lo que abre posibilidades de reír, amar, sentir y disfrutar intensamente. Sólo en el gozo encuentras satisfacción. Y tendrás que aprender a vivir de ellos, pues los vicios representa el exceso o la pérdida de visión de uno mismo. No por sentir más placer, aumentas la dosis. El gozo y el placer son gotas con pausas entre ellas para que puedas respirarlas y aprender del disfrutar.
Semana para sonreírle al mundo desconocido, y sonreírle a lo que se presenta como innegable. Ya vienen tiempos donde todo será tan nuevo que si no entrenas la sonrisa, lo desconocido te tomará por sorpresa. Y sonríe al pasado que dejas atrás, a las tecnologías de ayer, a las formas de antaño, a las maneras de lo vivido. Vienen tantas nuevas manera, cosas, sucesos y momentos asombrosos, que cambiarán los mapas, las definiciones y los desafíos que tocará vivir. Y sobretodo, aprende a ser merecedor de abundancia de variadas cosas, pues la escasez toma las oportunidades, y si esperas que lleguen a ti, otro irá por ella primero. Las cosas no llegan, se encuentran en el camino de la motivación y las ganas. Pero eso, es motivo de una larga conversación con quienes ya tocan el futuro, con quienes ya descubrieron nuevas maneras, con quienes ya hablan con lo divino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s