Semana del 4 al 10 de septiembre

Escucha el audio de este texto
has click acá

Semana donde imaginas que decaes, donde imaginas que las salidas se han llenado de desafíos, negaciones y posiblemente malas intenciones. No has hecho nada mal ni has herido a nadie. Y si lo hiciste, ya ha quedado atrás porque gran parte de nuestros errores se han compensado con buenas intenciones y con buenas obras, por mínimas que sean. Ya nada permite que volvamos atrás. Pero esta semana, entre los que te rodean, aún hay quienes no quieren que te transformes del todo, y te recuerdan su mundo de angustias y tristezas, sus deudas y no las tuyas, sus dolores y no los tuyos, sus tormentos y todo lo que cada cual quiera coleccionar, cuando tu ya comenzaste a dar pasos importantes en la superación de una forma de ser para dar paso a otra, más liviana, con menos culpa, más responsable pero más sensato en el uso de la fuerza, pues el esfuerzo desmedido llamado sacrificio ha quedado en una era donde creciste y aún hay remembranzas que nos hacen tiritar en privado, pero reaccionamos ante lo sólido del presente. A pesar de todo, es una semana donde llegan noticias de abundancia, trabajo y actividades que se vuelven valor, a veces en monedas, a veces en objetos u oportunidades. Semana para entender que la abundancia es elegir tomar la suerte por las manos y no que llegue gratis a tu cuenta, trabajando con el máximo agrado y no con la ofrenda del sacrificio, pues eso crea valor de dolor, como comer fresas envenenadas.
Semana para tener cuidado cuando dejamos a la mente divagar por la imaginación de los supuestos. Un supuesto es una verdad no explorada, y quiere decir que es muy probable que no haya sucedido y sólo elaboras consecuencias que rondan en tu cabeza. Cuando llevas varios días masticando estas posibilidades, la energía del universo las interpreta como deseo, y las atrae a tu presente de una manera vertiginosa como si el pincel de tus desgracias fuera tu propia imaginación. ¡Es que lo es!. A pesar de que hay cosas que van a suceder, espera a que sucedan y observa cómo se ordena la dificultad en vez de intentar detenerla en forma previa, para que el supuesto no active alarmas donde no las hay. Y cuando suceden, te recomiendo que te entregues con mucha bondad al obstáculo o dificultad para dejar fluir a la inteligencia y a la estrategia que debería saber intuitivamente conducir nuevos caminos. Nada está negado, nada es imposible, nada es terrible,
sino que el valor de tener valores inquebrantables y llenos de compromiso con uno mismo, hacen que encontremos una forma que nos hará sonreír en unos días más. Y comprendes que te dificultas en un porcentaje por los que aún tienen miedo a tu alrededor, por los que aún están tristes, enojados, molestos con sus supuestos. Crean sus propias advertencias influyendo tu presente. Te quieren a su forma, te aman de determinada manera, te prefieren quieto en un lugar. Algún día comprenderán que el amor es otra cosa. Amor no es el deseo de retener lo que a ellos les hace falta, definiendo el amor como saciar una necesidad; cuando el amor es el camino a la plenitud personal por todo lo que está presente y por todo lo que sucede armoniosamente o en un hermoso caos que da paso a nuevas formas de orden. Y sin culpar a los demás, tu también respondes con ellos, padeciendo las desgracias imaginadas. Y sincronizas en el mundo de la dificultad y no en el universo del fluir y el disfrutar.
Semana para hacernos responsables de lo que pensamos, decimos y sentimos. Ser cauto es una manera de serlo. Ser prudente en nuestra osadía hace que pongamos cálculo de amor en cada paso. Semana donde creamos abundancia y posibilidades, creamos sentimientos, creamos divinas imaginaciones. Y si vamos a crear supuestos, dejemos que terminen con sonrisas, humor o ironías personales que hacen que no se vuelva una obsesión, sino un sueño fugaz que nos distrae y nos ofrece soluciones divertidas. En cada distracción imaginaria hay mundos que se abren que detectamos con nuestras antenas de intuición, transformando difusas imágenes por la revelación de una fantástica experiencia espiritual que, sin ser con dorados o símbolos sagrados, son tu forma de entender que lo divino se camina en el lodo, se suda en el juego y la aventura, se medita en el silencio de tu mente y se respira en la profundidad de tu alivio, en el sueño reparador, en la satisfacción de lo vivido y en la toma de conciencia que estamos para estar, y lo único posible es lo eterno en la conciencia y en el sentir, que serán las letras de tu alma que flotará por la galaxia y más allá, cuando todos tomen tus huellas y tus lecciones de ser tu mismo, de preferir tu gozo y de vivir en plenitud y no en lamentos, porque si hablamos de herencias, prefiero dejar dulces inspiraciones, y no bombas amargas que pudrirán las historias de las siguientes generaciones. Prefiero creer que partiré de este mundo con la intención de mi intento, y no amarrado a las piedras del lamento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s