Semana del 20 al 26 de febrero

Las cosas sucederán. Nada detiene a la semilla, y todo ocurre alguna vez. Semana de eclipse y su efecto nos invita a prepararnos para saber adaptarnos a nuevas condiciones. Cambio no es problema, cambio es evolución. Y esta semana, aunque asuste decirlo, la confianza será esencial para entender que los cambios nos enseñan a entender. Y lo podrás comprender si imaginas que no vas impulsado por el pasado, sino atraído por el futuro. Es allá donde llegaremos para entender que todo es para mejor. Conozco a quienes sólo hablan y acondejan desde la catástrofe, la desgracia y el temor. Comprendo que para esas personas sólo saben de paz mientras sientan conflicto. Pues bien, llegó ese tiempo y comprenderán que conflicto es evolución, y si insisten en el miedo, sólo aumentarán su propia incertidumbre en el océano de las oportunidades. Confianza, porque si sabes tomar los efectos de esta semana con profundo sentido de confianza, de fe y espiritualidad, comprendes que ese sentimiento que abres en tu interior, tendrá su dulce sabor a mitad de año.
Semana para entregarnos a las nuevas condiciones, los nuevos caminos y las nuevas situaciones. Quien teme a la incertidumbre, deberá aceptar y llevar a su corazón todo lo nuevo, pues rodeando de luz con fe, aceptarás eso que ya no resiste más. Es más, quien acepta su condición, es invitado a crear con voluntad, porque creando encuentras caminos.
Para quienes confían plenamente y pasan buenos momentos, será un gran momento de ir por más, a veces aceptando cambios que no le gusta al ego o a las ganas individuales, pero en la comprensión global, sentirás que vas impulsado a algo grande y provechoso.
Sin ser una mala semana, será excelente para quien practique lo que la naturaleza ha hecho por millones de años: confiar y adaptarse. Confía y recibirás. Teme, desconfía o enójate, y verás como inevitablemente serás arrastrado a la transformación. A algunos da catársis y pánico, a otros fluidez. Acepta, con fe y corazón, porque toda la divinidad ya está acá y sólo nos señala tiempos mejores, entendiendo lo mejor como la total comprensión, conciencia, bondad y compasión. Porque de amor somos hechos, y hacia el amor somos conducidos. Las ambiciones, apegos y avaricias, déjalas para otra encarnación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s