Semana del 20 al 26 de junio

Semana de mirar al atrás y encontrar las respuestas que no hemos entendido. Estamos en un ciclo en que el que busca, encuentra. Y el que no busca, no encuentra. Algo tan obvio, tiene la profundidad gigante al comprender que el dejar pasar, el salir del presente sin reflexión y sin aprendizaje, hace que aumentemos el peso de nuestro proceso de ser livianos para ascender consciente y espiritualmente.
En este sentido, semana para retomar algunos pendientes. Especialmente, para recuperar objetos olvidados, amistades lejanas o proyectos que no prosperaron. Son tiempos perfectos para la reactivación, ya que la Luna Llena es de renacimiento. Más profundamente, también es perfecta semana para hacer el trabajo de recordar lo vivido en experiencias fuertes y aprender que siempre hay bondades que rescatar. Y más profundamente, es un gran momento para mirar los errores y los fracasos, para entender que hoy estás bien y que has sabido transitar en el tiempo y que el aprendizaje te coloca en las correctas distancias de lo que te perturbó, y que ahora estás de otra manera para enfrentar la vida.
Uno aprende a mirar los sucesos con otros ojos. Todo se vuelve anécdota cuando soltamos las emociones perturbantes o apegadas a lo que no queremos alejar de nosotros. Para ello, es una semana perfecta para dejar de referirnos con palabras hirientes a los participantes del pasado, abandonar la mirada crítica y drástica a los sucesos, para entrar en la comprensión de que todo eso nos ha traído hasta este presente.
Nadie desea que volvamos a sumergirnos en el análisis del pasado, pero en el pasado están las respuestas a las preguntas del presente. En el pasado están las pruebas que vencimos y que nos han dejado liviano y nuevos. En el pasado está la imagen de lo que ya no tiene sentido hoy, y que el hoy se nutre de lo vivido.
Porque nos vamos preparando para abandonar una frontera energética que se produce entre el próximo sábado y por dos semanas. Es una frontera fundamental para el que busca respuestas en el alma, o sensaciones de conclusión para sentir muy amable el presente. El presente se presenta cada vez más simple y más emocionalmente como lo buscábamos, pero estamos tan acostumbrados a bucear en las profundidades de lo complejo, que desconfiamos de lo simple, de lo amoroso, de lo hermoso. Mirar hacia atrás es aprender que has superado todo y que sí era posible este hoy que nos canta maravillas. Y si no canta esas delicias, mira hacia atrás, recupera objetos, comprende que has crecido y sobretodo, que ya estás a salvo de tanto dilema de esos tiempos. Y el hoy, cada vez más simple y generoso, sólo te pide voluntad para construir y crear lo que sueñas.
El que busca, encuentra. Y el que no busca, no encuentra. Busca lo que soñaste en el pasado, y encuéntralo en forma simple y llena de sentimientos en el presente. Tal vez no era como te lo imaginaste. Atrévete, siente que fue posible y hoy es un presente que se te regala.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s