Semana del 6 al 12 de junio

Semana para comprender que somos eternos aprendices y que cada actividad que nos rodea, cada encuentro que sucede, cada desafío que se nos ofrece y cada valor que obtenemos, es una pieza más para alimentar la eterna sensación de sabernos en entrenamiento permanente. O disfrutas el arte del asombro de que todo se revele como si fuera por primera vez, o te torturas en la sensación de nunca llegar al destino. La verdad es que nunca llegamos al destino. Siempre estamos comenzando.
El sinnúmero de situaciones que a diario vivimos, esta semana se torna la pausa para mirarlas con más detención, y precisar que somos elegidos por las situaciones para revelarnos verdades en nuestro interior. Nos eligen para aportar. Nos eligen para amar. Nos eligen para comenzar. Esta semana, comprendes que nada es al azar, y que cada emprendimiento lleva un aprendizaje. Nunca seremos expertos. Nunca seremos los mejores. Y esta semana, ese deslumbre maravilloso que nos indica que estamos en la formación de algo que se transforma en otra cosa, nos lleva a apostar todo por algo más ambicioso. Confía y acepta que puedes perder, pero apuesta por la ambición. Podremos perder tal vez algunos objetos o condiciones, pero siempre ganamos experiencia. Ahora, si apuestas con fe, sabiendo que aprenderás mucho, sabiendo que lo que se revela esta semana es algo que nos hace suspirar, es lo que nos da valor, es lo que nos hace experimentados, pero principalmente en apuestas de gran tamaño. Sólo los que comprenden esta sensación de eternos aprendizajes, sumados a las más dulces y tiernas apuestas por sueños que nos hacen vibrar, son los que siembran lo que en septiembre se devuelve con gran poder.
Semana para conversar con viejos amigos. Semana para volver a contactar a los colaboradores y compañías de proyectos y contiendas. Semana para provocar reencuentros y reconciliaciones. De esta manera, comprenderás que has avanzado más de lo que te imaginas. Y ya has dejado atrás viejas emociones que hoy ya no te sirven. Porque ahora eres aprendiz de nuevos caminos. Y son esos reencuentros los que, sin evaluarte, te admiran por el eterno aprendiz que te ha llevado muy lejos. Pero también, semana para sincerar sentimientos que simplemente te muestran que estas en el momento donde, o abandonas lo que no te llena el corazón, o te dedicas a los eternos comienzos te de devuelven el valor que tuviste en algún momento. Porque a veces nos extraviamos y abandonamos al aprendiz que se alimenta de deslumbre y aprendizaje, ya sea porque dedicamos mucha energía a lo que tal vez a otros les interesa, dedicamos mucha energía a dar y dar desproporcionadamente, dedicamos mucho sentir a las apuestas que no retorna el valor, o dedicamos esfuerzos a los que no nos hace suspirar. Semana para impulsar ese yo que se maravilla por lo que viene, por lo que aprenderemos, por lo que iniciaremos. Semana para atreverse a equivocarse. Semana de bienestar. Semana de abundancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s