Semana del 4 al 10 de enero

Todos los días son nuevos. Todos los momentos son sagrados. Todos los instantes son propios. Esta semana comprendemos que nos hemos puesto de acuerdo para creernos nuevos e impulsar ese estado de posibilidad con esto de que comenzamos un nuevo año. Lo que quedó pendiente, allí quedó y tratar de reparar lo que nos faltó o falló, es como querer retroceder el tiempo. Todo se va creando según lo que vayamos pensando y sintiendo. Y si te has propuesto impulsos en los cuatro sentidos de la vida cotidiana (el logro, el gozar, el sentir y el pensar), sólo se parecen a tus sueños si los puedes imaginar previamente.
Semana de suaves respiros. Es decir, semana donde todo se vuelve a construir y a plantear, por lo tanto, puedes corregir algunas propuestas y a su vez, te pueden cambiar un poco los planes. Nada que se oponga a la energía que fluye contigo, pero eso sí, los propósitos de los otros se sentirán con decisión. Impulsar con ganas, crear proyectos y realizar actividades distintas puede que sean los momentos indicados para realizarlos. Todo lo que construyamos desde hoy, notaremos sus concreciones a partir de la segunda semana de febrero. No impongas, pues es una semana de sensibilidades que pueden herir a los otros. Evita enojarte frente a los demás, pues será difícil reparar los daños en este tiempo. Como también, evita ser exageradamente demostrativo, pues el exceso de sentimientos crea saturación y son tiempos donde el reposo, la calma, la prudencia y principalmente el sentirse propio de sí, nos da un actuar más pausado. Las pasiones dedícalas a disfrutar tus momentos de pausa.
Son tiempos donde el mundo espiritual se siente algo lejano. Nadie nos ha abandonado, pero comienza lentamente a cambiar los códigos de sensaciones en donde podemos experimentar extrañeza en nuestros pasos o algo de temor por sentirnos extraviados. Simplemente deja que fluya y más que corregir el rumbo en los primeros momentos, espera a tener más información soportando el miedo prudentemente. Nos dan permiso para poner la espiritualidad a nivel de lo cotidiano, es decir, sin tener necesariamente que asistir a los rituales que nos dan vigor, aprender a descubrir que lo divino de nuestra vida está en todo lo simple.
Se vienen buenos y nuevos tiempos. Tal vez tiempos donde la velocidad tomará sus pausas y sus respetos. Esto quiere decir, que los tiempos, sin ser opuestos a nuestro propósito, nos dan permiso para repasar varias veces los detalles, pues no correrán a toda velocidad. Pero allí aparece una oportunidad al crear profundidad en cada acto que vayamos viviendo. Sin ser un mal año, es un año lento, principalmente el primer semestre. Es un período que necesitamos sentirnos muy cómodos con nosotros mismos, con nuestras decisiones personales y con lo que sentimos. Para los que viven siempre desde el lado insatisfecho o en la crítica constante, se presentan tiempos más difíciles, pues la energía del universo parece que tiene preferencia con los que gozan, disfrutan, se sienten plenos y van cantando su marcha gloriosa. Tendremos que aprender a vivir intensamente cada momento, porque cada día es nuevo y lo celebramos, cada momento es sagrado y nos sorprendemos, y cada instante es propio, para que sea desde ti y no desde el otro la manifestación de estar bien. Cambia ese sentir de bienestar a partir del bienestar del otro. Considerar al otro es un regalo de tu ser, pero nadie puede dar lo que no tiene. Para dar tranquilidad, debes estar tranquilo. Para dar amor, debes quererte primero. Pero si lo haces al revés, si das amor infinito para que el otro se sienta agradado, construirás un sentimiento de vacío que siempre te lleva a la tristeza y la pena anterior.
Tu estás primero para dar al otro lo mejor de ti. Tu eres muy importante para que el otro pueda valorar su interior y no tu actuar. El valor no está en los actos sobre el otro, sino lo que sientes y piensas de ti mismo. Nadie te valora en verdad por tu generosidad, sino por tu sentir y principalmente tu bienestar. Iremos dándonos cuenta que las gente feliz se rodea de gente feliz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s