Semana del 16 al 22 de noviembre

Semana de acertijos y ganas de revelar quién es quien en tu vida. Semana para desenredar los conflictos y dejar limpio y sano los cimientos que construyen tu mañana. No libre de obstáculos, viene una semana de enredos, tal vez ya estaban presentes desde hace tiempo, pero esta semana nos toca mirarlos. Sirve para encontrar las dos puntas de las cosas. Cada situación tiene dos lados o dos posiciones, y no sabemos cuál es el comienzo y el fin de la cuerda. Ninguno es correcto o incorrecto sino cercano o lejano. Todo se vuelve ambiguo y tendrás que elegir cuál lado preferir como el comienzo y cuál decides dejar en el fin. Un lado será el orgullo y el otro la decepción, el ocaso y el amanecer, lo nuevo y lo que llegó a su fin. Las confusiones sirven para eso, para elegir y para decidir. Tendemos a quedarnos estancados en el pasado porque ese momento representó algo trascendental en tu vida, pero aún no has comprendido que todo el entorno ha cambiado, y eres el mas ciego en los contextos. En caso en que las decisiones sean tu lado débil, notarás que la falta de claridad y límites en tu actuar, comienza a invadir tu frustración y tu confusión, tu rabia y tu lado de conflictos. Prefieres que alguien venga a revelarte tu verdad, pero siempre el otro verá sus dos lados y no tus dos lados. Al final de todo, es tu corazón el que decide, y si no decides, quedas en esa ambigüedad típica de todos tus eventos, haciendo que tu vida siga aumentando ese vacío profundo en que te encuentras.
Semana de alegrías profundas cuando decides estar del lado alegre. Semana de buenas noticias si decides bondad para tu vida. Semana de preocupaciones si decides preocuparte en excesos. Semana de negatividad si decides siempre mirar los conflictos que no se acomodan a tu ser, porque estás acostumbrado a mirar tus conveniencias y no respetas las conveniencias de los demás. No debieras sentir conflictos, pues estamos en un buen período de la vida y toda la energía del universo apunta hacia la resolución. Somos nosotros, nuestras tercas creencias y nuestra rigidez lo que no nos permite creer que esta bondad sea posible. Son tiempos donde las creencias y fanatismos se desmoronan, y por causa de nuestras creencias suceden estas guerras en donde, en nombre de la paz, destruimos todo lo que no esté de acuerdo con nosotros.
Semana para comprender que nuestro gran obstáculo son las fronteras. Preferimos estar con los que se parecen a nosotros, preferimos los que piensan como uno, preferimos los que tienen nuestras costumbres y creencias. Entonces, los que se han quedado en tu círculo comienzan a ser tu espejo, pues se mueven como tu, y te perturbas. Tenemos grandes problemas con la diversidad, pues nos amenaza. No cuesta vivir en un continente tan diverso, donde compartimos un trozo de tierra que marcamos con fronteras para que los “otros” no contaminen mis creencias. Esto sucede a nivel personal, familiar, del barrio, del ámbito del trabajo y las amistades, sociedades, comunidades, países, y todo tipo de creencias más allá de lo terrenal. Esta semana, verás que el gran conflicto está en la palabra “tolerancia”. Nos cuesta tolerar al otro, y es porque nos hemos presentado siempre amables por buenas costumbres y aceptamos porque nos sentimos en emergencias o necesidades, y luego, los intereses del otro comienzan a sabotear tus intenciones. La tolerancia es saber que hay distintos a ti, y que podemos compartir un presente y un futuro, pero con las distancias que me protejan y no con las confusiones que me alteran mi verdad. Compartir y no competir. Distancia y no confusión. Prudencia en vez de ruido intenso.
Pues bien, esta semana de enredos es perfecta para ordenar la madeja y dejar la línea recta de tus decisiones y creencias, pues es en estos días se pone fin a lo que ya no es, y se decide por comienzos fortalecidos. Lo que ya es tuyo y te pertenece se queda contigo, lo que es confuso, se aleja. Semana para el amor decidido, semana para declaraciones, semana para sentimientos claros y precisos, o actos claros y bien definidos, pues las confusiones llevan al estancamiento. Entre sonreír por costumbre y ser claros y directos, elijo la honestidad de lo que siento. Entre el sentirme apoyado y querido a costa de aliarme con quienes manifiestan intereses diversos, elijo mi claridad y yo decido el estar presente o no, tolerando al otro con su justa medida. Entre amar en paz y sostener amistades perturbares, prefiero ese abrazo sincero, ese cariño honesto, esa sonrisa tierna que nos regala amor para nuestro corazón. Entre lo tradicional y ya probado, prefiero lo nuevo que puede ofrecerme más gozo y nuevas visiones de cada detalle en mi. Entre el pasado que ya fue vivido en todo su esplendor y recorrido con todo su aprendizaje, prefiero sembrar nuevos caminos para ir por más enseñanzas y más sentido de paz, porque ya se lo que es para mi y lo que no es. Esto te hace más tolerante con quien es distinto y si lo ves como nuevo, y te puede ofrecer puntos de vista que incorporas a tu nuevo territorio. El que siembra con confianza, confía en la buena cosecha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s