Semana del 21 al 27 de septiembre

Esta semana, es una de los momentos de tránsito en quietud y en calma. Es un momento para donarse desde el ofrecer inspiración. Nos ofrecemos a muchas actividades y personas que nos rodean. Nos donamos en sentir y visión. ¿Es el momento de actuar?… tal vez no. Quizás sea el momento de tener esa pausa para reorientar los detalles de los proyectos y pasos de lo que abordamos por estos días, pausas para coordinación, para repensar detalles, ya sean laborales o de distracción. Cada acción necesita respirar, pero para esta semana, cada actividad o pensamiento necesita de ti, desde el punto de vista de esa fuerza interna que motivará a todos a tu alrededor, de ese aporte que crearás para que dones tu especial mirada de cuidado y de sentimientos. Hasta el ir a comprar algo trivial necesitará de sentimientos por lo que crearás.
Donamos el sentir necesario para que la nueva estacion comience lleno de sentidos de vida. Esta semana se instala en nuestro presente esa renovación que sucede después de la pausa, porque estamos bajo la influencia de evoluciones y manifestaciones que en el período de Virgo nos ofrece pequeñas modificaciones a los caminos que pisamos.
Donarse también implica brindar esos sentimientos con toda sinceridad. Donarse significa que sin temor recibirán nuestro sentir sincero y nuestra palabra amorosa. Donarse significa que somos esa palabra importante para que el alivio del otro se pueda unir con su destino. Donarse es aportar en presencia, sentimiento y pensamiento, pues la energía que creamos es tan sutil que permite la posibilidad que otros sientan la confianza que esperaban de un lugar desconocido. Lo mismo ocurrirá contigo, sentirás esa sonrisa, esa mano, esa palabra que armará el sentido de tu presente. Donarse es amar desde el sentir propio para que el otro encuentre las posibilidades. Donarse no es realizar la tarea por el otro, sino permitirle.
Esta semana, el amor toma un fundamental aspecto, pues, sin ser un período de grandes decisiones, es momento de aportar eso que falta para que la pareja sienta que su sentir está siendo recibido. Donarse es aportar la mirada que el otro espera. También, donarse es ofrecer sinceridad y honestidad, pues a veces no se requieren grandes despliegues, sino ese cariño, ese suspiro, esa presencia bastan para ordenar nuevamente el cielo del otro, para que encuentre las estrellas que guían los suspiros que en el próximo futuro se puedan tomar decisiones. El amor vive de decisiones, no de actos ni de suspiros. Si decides amar, ama como entregándote sutilmente, encandilando con tu ternura. Transfórmate en la ofrenda para ser el vehículo de paz y tranquilidad, cuidando al otro, porque donarse es estar disponible para custodiar, para estar, para otorgar esa pausa que nos permitirá pasar a otro momento, otra etapa, otro amar.
Donar amor y sentir es donar nuestra esencia. Si el otro nos ofrece un dibujo, tu aporta los colores. Si el otro se fatiga con su situación, tu aporta ese abrazo sin palabras, pues el valor de lo sutil, el valor del donarse, es esta semana la pieza que impulsa al otro y te impulsa el suspirar del otro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s