Semana del 31 de agosto al 6 de septiembre

Las cosas no cambian, las personas no cambian. Todo mas bien renace. Cuando renacemos es cuando hacemos compromisos en el gran silencio de nosotros mismos. Los sucesos también hacen compromisos con nuestros proyectos, con nuestros objetos, con nuestra permanencia.
El renacer no significa que abandonemos el pasado, o que las circunstancias ignoren los factores que vivías, sino que incorporamos la sabiduría anterior para propulsar este nuevo momento. Porque es un nuevo momento. Semana para cultivar nuestro renacer, sin el ánimo de ocultar lo que nos trajo hasta este presente, sin tener que desaparecer o transformarse radicalmente. Esta semana todo vuelve a preguntarse y todo vuelve a ofrecerse. Sin volver al punto de partida, el universo nos da el tiempo para hacer esos aportes para que consolidemos nuestros sueños. Vivimos en nuestro sueño y creamos lo que sentimos. Por lo tanto, para los que sienten que no lo están pasando bien, consideren que viven según lo que anunciaron en su voz interior, o decretaron entre abril y junio.
Vienen días maravillosos donde los sentimientos y las actividades lucrativas toman forma para que incorpores esos nuevos elementos a tu gran sueño. Vence tu pereza, tu pesimismo, tu desesperanza. No cambies nada, y no intentes cambiar a los demás. Date un tiempo, unas horas de ocio para simplemente respirar y soñar. Deja que sueñe todo para crear la energía que necesitan los días presentes para que funcione el propósito.
Estar presente es saber que has traído contextos de tus sucesos, pero que muchos de ellos han quedado fuera de contexto. Ya no sirve las vivencias de peligro del pasado; ya no sirve las frustraciones de la niñez; ya son innecesarias la advertencias de escasez, pues el presente es otro y lo que te rodea también. Todo se ha transformado, nada ha cambiado, sólo que lo que te pareció triste, doloroso, impactante, grosero, estruendoso, vergonzoso, se ha transformado en las lecciones de presente. Todo ha quedado en sensación de aprendizaje. Esta lección es la que comienza a dar forma a tu renacer. Esta sensación de que te has rodeado de lo mejor que has podido, también tiene un efecto en los demás y realiza los aportes para construir tu camino, tu sueño, tu devenir.
Semana para renacer en sentimientos, y permitir que ese corazón junto a tu corazón tomen cada emoción vivida en el camino, para colocar en este presente, en esta unión, en este renacer de cada ser, la semilla que ahora tus sueños y esperanzas han permitido que todo se cree, que todo suceda, que todo florezca.
Renacer es saber que tienes un lugar en la Tierra, y que siembras tu esperanza, tu sentir y tus ambiciones, para que el árbol de la bondad y buenas intenciones de sus frutos antes que la sed y el hambre vengan a crear estragos en los miedos de tu mente. Deja que el corazón abone los pensamientos. Permite que el corazón renazca para que los temores se sumen como lecciones y no como muros en el mundo de los imposibles. Todo es posible, cuando sucede desde la bondad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s