Semana del 08 al 14 de junio

Cuando las amadas palabras nos tocan el alma, cuando la brisa ya tibia de las tardes nos anuncia la llegada del fin de la actividad diaria, cuando ya las repetidas canciones no llenan tus momentos y sólo buscas una melodía que florezca tu somnoliento momento, cuando esperas ese correo cargado de buenas noticias entre frases aburridas de Facebook, es el momento de preguntarse el por qué seguimos esperando lo conocido, si al final, cuando deseamos lo nuevo, siempre viene en campos y experiencias desconocidas.
Le tememos a lo nuevo. No soportamos las vivencias nuevas. Y es herencia de guerras, tormentos, dictadores y hambrunas. También de amores mal llevados, confianzas mal hechas y caminos caprichosos que nos llevaron al centro del laberinto. Todo lo nuevo no está en las formas que exploras o buscas. Las nuevas canciones están siendo cantadas en lugares desconocidos por artistas anónimos que decidieron que su disquera sea la gente y no las transnacionales. Los nuevos negocios no están en las tradicionales estanterías de supermercados de mercaderes de promesas añejas, no está en los consejos de gordos consejeros que siguen leyendo periódicos añosos con comentarios que nos advierten de la repetición de las crisis del pasado. Las alegrías no están en repetir la celebración de determinada manera, ni comprar el pastel en la tienda donde tu amiga lo hizo y que tienes la impresión que es la garantía de éxito entre tus invitados.
Lo nuevo está en lo desconocido. Ya no son tiempos de aglomeraciones. No son tiempos de grandes conferencistas ni de encuentros masivos. No son tiempos de revoluciones con carteles caminando por agujereadas calles interrumpiendo el tránsito. Lo nuevo está justamente donde nadie lo mira, donde nadie ve. Lo nuevo está donde nunca has puesto tu atención.
Lo nuevo está en la manera como se teje esa amistad que ya ha cruzado ciertas fronteras y se comienza a vivir de una forma que nunca la has experimentado, provocando sentimientos tan desconocidos que, a forma natural, tu sistema de creencias -acostumbrado a sólo reconocer lo que conoce- te advierte un terreno peligroso y desconocido, ofreciéndote el miedo como mecanismo de defensa. Lo nuevo está en ese producto o servicio que vas descubriendo como necesidad de tu barrio, producto de algo tan obvio que a nadie se le ha ocurrido, y que en medio de tu intención de facilitar las cosas a muchos, vas creando negocios que nunca a nadie se le ha ocurrido.
Lo nuevo está en lo que sólo se llena de pasión, gozo y diversión. Lo nuevo nos dice que los negocios del futuro está en la exploración de nuevas experiencias en el turismo y en los videojuegos, porque es allí donde el valor del viaje no está en la fotografía que todos toman del mismo monumento, sino en la compañía, lo vivido, las emociones resultantes y la aventura que en forma exclusiva descubres y que es difícil que puedas contar a tus amigos al regreso.
Lo nuevo está en los conferencistas que sólo se han dedicado a observar y luego salen por el mundo contando sus observaciones. No repiten frases de libros, no siguen recetas, no enseñan la panacea como quien revela los ingredientes del pastel ruso. Lo nuevo está hacia dentro, hacia lo simple, hacia los sentimientos, hacia lo que nos asombra.
¿Saben lo que muchos sabios y exitosos han hecho para volverse exitosos y sabios?. Sólo saben hacer una cosa. Sólo saben hacer bien una cosa, y eso que saben hacer es poner la observación donde no le dijeron los profesores del colegio, donde no le indicaron que estaba el éxito, donde no repitieron modelos de otros.
Esta semana, una gran semana, nos toca mirar todo lo nuevo. Y alguna vez lo hicimos y fuimos muy exitosos. Todos fuimos una primera célula. Todos estuvimos en el vientre materno. Todos crecimos en el vientre sin saber cómo era el exterior, y sin embargo, sin miedo, lo hicimos.
Esta semana, revive lo nuevo, lo que en el momento de mas amor en tu vida, cuando fuiste pequeño o pequeña, desafiaste sin miedo: la vida sin temor a lo nuevo. Semana para comprender que todo lo que repites y todo lo que deseas, muchas veces está impregnado de viejas recetas, de viejos encuentros, de viejas fórmulas y principalmente, de viejos modelos que sólo le sirven a tus recuerdos.
Ama tu vida, pero ama lo nuevo. Allí está la dirección hacia donde viajas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s